Logo La República

Martes, 13 de noviembre de 2018



EDITORIAL


Camino por recorrer

| Sábado 21 abril, 2012




Las medidas que puedan venir, no sustituirán en nada la urgencia que tiene el país de que se cobren bien los impuestos ya existentes

Camino por recorrer

Ante la caída del plan fiscal en la Sala IV, la presidenta Laura Chinchilla ha anunciado un plan alternativo de consecución de fondos que se necesitan para hacerle frente al déficit fiscal existente.
Parte de ese plan es el llamado proyecto de los eurobonos, con el fin de sustituir deuda interna, que resulta más cara por deuda externa de menor costo.
Pero a nivel interno se busca implementar una serie de medidas tendientes todas a un ahorro que será necesario para hacer frente a los gastos.
Entre estos, un rubro importante es sin duda el de rebajar lo destinado a la deuda política. En este punto deberían aprovechar los partidos políticos para demostrar que son capaces de convencer con ideas y con formas de concretarlas más que con caros despliegues.
Por otra parte, algunas de las medidas tendientes al ahorro que se han anunciado, como la congelación de salarios a los funcionarios que ganen más de ¢3 millones al mes, afectarán solo al gobierno central y no a las entidades autónomas y descentralizadas.
Esto sugiere que se debería pensar en cómo lograr una coherencia entre la actitud que asuman los jerarcas de dichas instituciones y el plan propuesto por el Ejecutivo, siendo este justamente el que les ha nombrado en esos cargos, en la certeza de que administrarán en concordancia con los intereses nacionales que señale la Presidencia de la República y no cada uno por la libre.
Otros aspectos del plan B de la Presidenta, como la implementación de la factura electrónica, sin duda aportarán una buena dosis de transparencia, tan necesaria como útil para modernizar al país.
Varias otras medidas que se han anunciado deberán concretarse más aún para analizar el alcance del aporte que darán al país en la necesidad de equilibrar ingresos y gastos.
Desde luego, estas u otras medidas que puedan venir, no sustituirán en nada la urgencia que tiene el país de que se cobren bien los impuestos ya existentes. Solo esto, puede significar el ansiado equilibrio.
Proyecto de ley de fortalecimiento de la administración tributaria y aduanera y Proyecto de ley de transparencia fiscal.
Proyecto de eurobonos, para sustituir deuda interna cara por deuda externa más barata.