Enviar
Promesa de presidenta electa es dar a empresa privada operación de muelles
Camino despejado para concesión de puertos
• Concurso se finiquitaría antes del 8 de mayo, según el Gobierno
• Empresarios apoyan dar operación a gestión privada, basados en la experiencia de Puerto Caldera

Rommel Tellez
[email protected]

La permanencia en el poder del Partido Liberación Nacional y el hecho de que Laura Chinchilla, presidenta electa, haya ganado en Limón con una amplia ventaja, vaticinan nuevos impulsos al plan para concesionar los puertos de Moín y Limón.
En entrevistas durante la recién finalizada campaña política, se concluyó que la ampliación de los muelles se daría por medio de la gestión privada. Esa oferta gustó a la población de Limón, ya que el 41,4% de esta apoyó a la candidata oficialista.
A esto se suma que las autoridades actuales no descartan seguir promoviendo el plan de indemnización y administración privada de los puertos caribeños de aquí al próximo 8 de mayo, cuando deben entregar el poder.
Por su parte, el sector empresarial apoya el proyecto de concesión, comparándolo a la luz de su experiencia con el Puerto Caldera, el cual fue dado a la administración privada en agosto de 2006.
Todo lo anterior genera un ambiente de presión a los opositores sindicales, quienes han convocado ya a una asamblea general el próximo 26 de febrero con el fin de discutir los términos de la propuesta gubernamental, por la cual recibirían una indemnización total de $137 millones. Cabe destacar que el sindicato de muelleros había pospuesto esta asamblea por varios meses.
De los resultados de la reunión, los bandos a favor y en contra de la concesión portuaria tendrán al menos dos meses para llegar a un acuerdo o en su defecto, definir su plan de acción antes de la toma de poder de Chinchilla.
Por lo anterior, es de esperar que este tema sea uno de los primeros en la agenda de la mandataria.
“Estamos dispuestos a tener la negociación terminada al final de nuestra gestión. Ahora que ha pasado el proceso electoral, tenemos tres meses muy valiosos para lograr la negociación y modernización que hemos pretendido. (…) Mantenemos el entusiasmo y el interés para sacar este tema adelante”, aseguró Marco Vargas, ministro de Obras Públicas y Transportes.
El sector empresarial da un espaldarazo a la iniciativa estatal, merced al resultado que ha generado el plan de ampliación del muelle de Caldera, por parte de la empresa privada.
“Hay una mayor eficiencia, las descargas son hasta un 50% más rápidas, antes había muchas presas por la falta de equipos especiales y los barcos tenían que pagar multas por demoras. En nuestro caso, los costos han disminuido, por la rapidez de las descargas. (…) En el caso de Moín y Limón una nueva administración reduciría los costos a los exportadores, de acuerdo con mi experiencia personal”, manifestó Danilo Chaves, contralor de Molinos de Costa Rica S.A.
“La concesión de Puerto Caldera fue algo super positivo, los costos se mantuvieron y la eficiencia aumentó hasta en un 100%. Caldera es hoy otra cosa y estoy totalmente de acuerdo si Laura Chinchilla logra concesionar (los muelles de Limón)”, aseveró por su parte Carlos Rodríguez, gerente de Abastecimiento Agrícola de Demasa S.A.
Ante este panorama, la oposición sindical se muestra cautelosa y anuente a continuar las negociaciones, sea con este gobierno o con el próximo.
“La llegada de un nuevo gobierno, nosotros la tomamos con toda la calma del mundo. Yo creo y tengo la certeza de que la presidenta electa sí nos va a escuchar y ese será el camino para no desperdiciar más tiempo. En cuanto al tiempo que le queda a esta administración, nosotros negociaremos, pero conscientes de que uno o dos meses no alcanzan para llegar a acuerdos en un tema de esta magnitud”, comunicó Ronaldo Blear, dirigente del sindicato de la Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica.
Ver comentarios