Enviar

Por un lado, el gobierno le paga deudas atrasadas a la Caja con bonos y por otro lado la institución financia parte del déficit fiscal comprando títulos estatales con el dinero de las pensiones de los asegurados


Caja financia parte del déficit fiscal

A pesar del enorme descontento de los costarricenses por la forma en que se ha administrado la Caja en los últimos tiempos, la institución mantiene unas políticas en relación con sus finanzas que no parecieran adecuadas para que la entidad pueda recuperar y mantener una buena situación financiera.
¿Por qué ocurre esto? Si en algún momento la población costarricense no tuvo muy claro qué era lo que pasaba a lo interno de la Caja, hoy todo es público y no hay dudas. Fue la voluntad política la que llevó las cosas al punto actual de las vergonzosas “listas de espera de la muerte”, como algunos las llaman, en referencia a que hay personas que se agravan o mueren esperando atención. Pero el temor ha surgido también con relación a su régimen de pensiones.
Una muestra de dichas políticas son las que detalla una nota de este medio ayer, bajo el título “Caja de papel”.
Un titular este que hace referencia a que por un lado, el gobierno le paga deudas atrasadas a la Caja con bonos y por otro lado la institución financia parte del déficit fiscal comprando títulos estatales con el dinero de las pensiones de los asegurados.
Pero además resulta que es la mayoría de los recursos del régimen de jubilación la que está invertida en títulos públicos. ¿Qué pasaría si en algún momento el gobierno tuviera dificultades para cancelar esos montos?
Esta concentración en alguna medida siempre había existido, pero se hizo más grande cuando en 2009 el gobierno instó a la Caja a aceptar los bonos como pago de las cuotas del sector público. Hubo una Junta Directiva que aceptó esto.
Actualmente la Superintendencia de Pensiones asegura que le advierte constantemente a la Caja sobre el riesgo de tener casi un 90% de los recursos del Régimen de Invalidez, Vejez y Muerte, para la jubilación de miles de personas, metidos en una sola “canasta”, pero que la entidad no está obligada a escuchar esos consejos y de hecho no lo hace.
Si se ha dicho que la Caja toma medidas actualmente para ir corrigiendo los problemas ocasionados por la mala administración de que ha padecido, los costarricenses merecen una explicación acerca de por qué se mantienen políticas como las que estamos señalando.
 

Ver comentarios