Logo La República

Jueves, 15 de noviembre de 2018



BLOOMBERG


Bush es invisible en campaña republicana

| Lunes 22 septiembre, 2008



Bush es invisible en campaña republicana


Nueva York- Hay un hombre invisible en la elección del 2008: el presidente de Estados Unidos.
Los candidatos republicanos lo han evitado, con excepción de aquellos que lo necesitan para recaudar dinero. Y en la medida en que cualquier presidente puede mantener un perfil bajo, George W. Bush lo está haciendo.
Agobiado con uno de los menores índices de aprobación en la historia de las encuestas, el mandatario aún recibe pedidos para sacudir el árbol de dinero del partido, aunque la mayor parte de ello se hace lejos de la mirada pública.
“Lamentablemente, una presencia muy visible del president
e perjudicará al partido y a John McCain”, dijo el ex portavoz de Bush Ari Fleischer.
Los candidatos republicanos en pujas reñidas compiten por la presencia de políticos prominentes. El ex gobernador del estado de Arkansas, Mike Huckabee, salió de campaña con la senadora Elizabeth Dole, del estado de Carolina del Norte, y el ex presidente de la Cámara de Representantes Newt Gingrich hizo campaña con el representante de Ohio, Steve Chabot. El ex gobernador del estado de Massachusetts, Mitt Romney, tiene la agenda ocupada con actos todas las semanas hasta el día de las elecciones, en tanto el calendario político de Bush ha estado en su mayor parte vacío.
“El país está buscando cambio, y él no es el presidente más popular en tiempos recientes”, dijo David Carney, director político del padre de Bush, el ex presidente George H. W. Bush.
En el 2000, el vicepresidente Al Gore en general mantuvo distancia de Bill Clinton mientras pretendía sucederlo. Clinton, dos veces presidente, aún era buscado por otros demócratas, y realizó 202 actos de recaudación de fondos durante su último año en el cargo y haciendo campaña por los candidatos de la Cámara de Representantes en estados como Nueva York, Missouri y Arkansas, dijo Jake Siewert, ex portavoz de Clinton.
“Clinton pasó una enorme cantidad de tiempo en los actos de campaña”, dijo Siewert. “Había mucha demanda para que él acuda a actos públicos”.
McCain no mencionó el nombre de Bush durante su men
saje del 4 de septiembre en el que aceptó la candidatura republicana. Aunar los nombres “George” y “Bush” es aparentemente tan peligroso políticamente que el senador de Arizona incluso se refirió al padre del actual mandatario tan solo por “el cuadragésimo primer presidente”.
McCain, de 72 años, no es el único político republicano que guarda distancia. De las 11 pujas electorales para gobernaciones este año, el presidente ha hecho campaña tan solo con el candidato republicano en Carolina del Norte, Pat McCrory, alcalde de Charlotte, y ha aparecido con tan solo un puñado de aspirantes a los 435 escaños de la Cámara de Representantes.
Para los candidatos este año, ser fotografiado con Bush les da munición a los opositores que buscan vincular a los republicanos con la Casa Blanca.
“Simplemente no quieren ser vistos con él”, dijo Tad Devine, estratega en las campañas presidenciales de los demócratas Gore y John Kerry.
El aspirante presidencial demócrata Barack Obama emitió un anuncio televisivo a comienzos de este mes que, en 30 segundos, consiguió mostrar cinco fotos distintas de McCain con Bush.
El director político de la Casa Blanca, Barry Jackson, no ofreció detalles sobre la agenda política previa a la elección del 4 de noviembre. Los pormenores acerca de las apariciones de Bush solamente se difunden varios días antes de un acto, dijo.
Hay muchos lugares a los que es improbable que vaya, como la región de Hampton Roads en el sudeste del estado de Virginia. “Ni siquiera lo hemos hablado”, dijo Corry Bliss, gerente de campaña de la representante por el estado de Virginia Thelma Drake, en respuesta una pregunta con respecto a una visita de Bush. “Esta campaña es acerca del año próximo y el futuro”.