Logo La República

Lunes, 18 de febrero de 2019



COLUMNISTAS


Brasil, ¿amenaza u oportunidad?

Nuria Marín [email protected] | Lunes 06 diciembre, 2010



Creciendo [email protected]
Brasil, ¿amenaza u oportunidad?

Recientemente participé como analista internacional en el panel “¿Fala brasileiro? El efecto Brasil en América Latina”, organizado por la nueva red de negocios de América Latina y Estados Unidos, Business Connections. El objetivo: poner en la mira a Brasil en el radar de los y las empresarias de la región.
Magistralmente conducido por Ian McCluskey, fundador de Thought Leadership International LLC, contó además con la participación de empresarios de primera línea con experiencia en Brasil: Ramiro Prudencio (director regional de Asuntos Públicos y Corporativos para América Latina de Burson-Marsteller, Wilson Grava (vicepresidente de América Latina de Symantec Corporation) y Fredjoseph Goldner (COO de Aeropost).
Brasil es el gigante que finalmente despertó y ha pasado en poco tiempo a ser la niña mimada del exclusivo grupo de países emergentes mejor conocido como el BRIC. De líder regional pasó a actor global, participando desde 2005 en el G-8, teniendo un rol determinante en su ampliación al grupo G-20, y no dudamos será un protagonista en las futuras recomposiciones del Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial, Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, etc.
Gracias a la estabilidad, continuidad y crecimiento producto de 16 años de buenas decisiones lideradas por Fernando Henrique Cardoso y Luiz Inácio Lula da Silva, al aprovechamiento de las vacas gordas para poner la casa en orden, promover el crecimiento y acompañarlo con agresivos programas sociales, ha redituado en crecimientos promedio del 6% y decenas de millones de brasileños que salieron de la pobreza.
Brasil llegó para quedarse. Quinto país en extensión y en población, es hoy la décima economía y se proyecta que en diez años será la sexta del mundo. Sus 190 millones representan una prospectiva clase media que aunque incipiente tiene un tremendo potencial en el futuro.
Gracias a recientes descubrimientos es uno de los diez países con mayores reservas en petróleo, desarrolló la más innovadora tecnología en explotación del crudo a altas profundidades, y es líder en gas y en biocombustibles.
Su amplia frontera agrícola, la más grande extensión tropical en el mundo, y mayores reservas de agua, lo convierten en líder en café, soya, maíz, algodón, caña de azúcar, jugo de naranja, frutas tropicales y madera, y en un competidor directo y de músculo de nuestras exportaciones por lo que debemos seguirle permanentemente el pulso.
Brasil a través de Vale es potencia en la minería, como el más grande exportador de hierro e importante proveedor de níquel y cobre, con inversiones en Perú, Canadá, y Africa, y con alianzas estratégicas con Corea del Sur y China.
Hay que seguirle los pasos a este gigante y estratégicamente pensar en cómo ganar una porción de su mercado. La labor en absoluto es sencilla. El costo de entrada es alto. Su complejidad amerita alianza o compra de empresas locales y estar preparados para sus muchas particularidades, el alto costo del talento, y la fuerte carga impositiva.

Nuria Marín

NOTAS ANTERIORES