Boom peruano ayuda a Toledo
Enviar
Boom peruano ayuda a Toledo

Alejandro Toledo, el dirigente más impopular de Latinoamérica hace cinco años, se ha recuperado hasta convertirse en el candidato a presidente que lidera las encuestas en Perú, conforme los votantes lo reconocen como quien sentó las bases de un crecimiento económico del 8,8%.
Las políticas implementadas por Toledo entre 2001 y 2006, y mantenidas por el presidente Alan García, llevaron al crecimiento más rápido en dos décadas y a la menor inflación desde la década de 1930. Esto ha convertido a Toledo, de 64 años, en el puntero para las elecciones del 10 de abril, según sondeos recientes, en momentos en que los peruanos se alejan de un fuerte control estatal en la transición política más estable del país desde que recuperó la democracia en 1980.

“Esta elección es diferente porque se celebra en medio de un significativo crecimiento económico”, dijo Julio Carrión, profesor de política latinoamericana de la Universidad de Delaware en Newark que nació en Perú. “La gente ve a Toledo como el arquitecto de este crecimiento, y lo recompensa en la debida forma.”
Durante su presidencia, Toledo esquivó los pedidos de que renunciara tras aplicar medidas orientadas al mercado como vender la participación del gobierno en las empresas eléctricas y negociar un acuerdo de libre comercio con los EE.UU. que abrió la economía a una mayor competencia. Su popularidad cayó a tan sólo 6% en 2004 luego de asignarse un sueldo mensual de $18 mil y reconocer haber tenido un hijo extramatrimonial.
Ahora, hace campaña presentándose como un dirigente que entiende las dificultades del peruano común gracias a su tránsito personal de lustrabotas a presidente.
“Yo escapé de las garras de la pobreza en la tundra”, dijo Toledo en un acto en la ciudad de Cuzco este mes. “La educación es libertad, el camino para salir de la pobreza”, señaló antes de calzarse un gorro tradicional de lana y bailar con su esposa al compás de una canción andina ante 400 personas, mientras una parrilla ofrecía trozos de corazón de res en palitos.
Toledo tuvo un 28% de apoyo en un sondeo de Ipsos Apoyo publicado el 13 de febrero, luego de haber obtenido 27% en enero y 16% en octubre. El apoyo a la legisladora Keiko Fujimori, hija del encarcelado ex presidente Alberto Fujimori, no se modificó desde que llegara al 22% en enero. Toledo encabezó las protestas contra la segunda reelección de su padre en 2000.
La popularidad del ex alcalde de Lima Luis Castañeda cayó un punto porcentual a 18% desde enero, mientras que Ollanta Humala, líder del Partido Nacionalista de Perú y aliado del presidente venezolano Hugo Chávez que perdió por reducido margen frente a García en segunda vuelta en 2006, tuvo el 12% de apoyo. El sondeo se llevó a cabo entre el 5 y el 11 de febrero y tiene un margen de error de 2,2 puntos porcentuales.

Ver comentarios