Bolivia sumida en protestas y violencia
Enviar
Bolivia sumida en protestas y violencia

Vecinos de La Paz y El Alto cruzaron ayer golpes y pedradas con choferes que tiene paralizadas estas dos ciudades andinas desde el lunes contra una nueva ley de tráfico urbano, en la víspera de una huelga de 72 horas de la Central Obrera Boliviana (COB) contra el presidente Evo Morales.
Medios locales indican que hubo al menos siete lesionados solo en una batalla campal con piedras y palos en un barrio del límite de La Paz y El Alto, a 4.000 metros de altitud, y no hay datos oficiales de los heridos en los incidentes.

En la séptima semana de conflictos que el Gobierno parece incapaz de detener, los vecinos reaccionaron con furia porque los chóferes pasaron la noche en los puntos de bloqueo, algunos ebrios, y no dejaban pasar ni siquiera ambulancias, según constataron corresponsales de Efe.
En otros lugares, como la carretera que lleva de La Paz a El Alto (casi un millón de habitantes cada una), hubo incidentes causados por vecinos e incluso por algunos conductores que querían trabajar y fueron agredidos por colegas armados de palos y cinturones.
Miles de personas caminaron por las empinadas calles de La Paz para llegar a sus trabajos, mientras otras bajaron desde El Alto por laderas, barrancos y barrios marginales, al igual que el lunes.
Los conductores bloquearon las principales vías con vehículos, grandes piedras, fogatas, árboles derribados y otros objetos.
La Policía despejó ayer algunas vías troncales y el Gobierno ofreció transporte gratuito a la gente, a diferencia del lunes, cuando se limitó a llamar al diálogo entre los chóferes y la Alcaldía de La Paz, en manos de la oposición.
Los chóferes rechazan la ley de La Paz que busca mejorar el transporte público, porque creen que pone en riesgo sus trabajos con un sistema de transporte masivo con autobuses.
El alcalde de La Paz, Luis Revilla, dijo que no negociará "bajo presión" y ratificó sus críticas a la Policía Nacional por no actuar el lunes contra los bloqueos, como si hizo en semanas anteriores contra marchas de médicos, universitarios y maestros, entre otros.
El ministro boliviano de Gobierno, Carlos Romero, negó en rueda de prensa que la Policía haya estado inactiva el lunes y aseguró que "no son movilizaciones similares".
Los líderes de la COB, la mayor organización sindical de Bolivia, hasta hace poco aliada de Morales, confirmaron su convocatoria para iniciar hoy un paro de 72 horas por demandas salariales.
El máximo dirigente de la COB, el minero Juan Carlos Trujillo, dijo a periodistas que la huelga será apoyada mañana con una movilización desde El Alto a La Paz.
Los sindicatos exigen a Morales un aumento salarial superior al 8 que decretó para 2012 y medidas para reactivar varios sectores productivos.
La COB ha encabezado huelgas previas de 24 y 48 horas, que han tenido un seguimiento limitado y no paralizaron Bolivia, aunque fueron acatadas por maestros, universitarios y trabajadores de la salud pública.

La Paz/EFE

Ver comentarios