Enviar

¡Bien hecho, Profe!

El entrenador de la Selección repasó con LA REPÚBLICA el camino a Brasil 2014

201309112214450.a1.jpg
Jorge Luis Pinto se convirtió en el primer entrenador extranjero que logra clasificar a Costa Rica a un Mundial.Archivo/La República
¡Misión cumplida! Jorge Luis Pinto Afanador, vivió la noche más esperada de su vida, la que se le había negado por años, la que le cargó de sueños pero también de pesadillas, la añorada noche de clasificar a un Mundial.
Como entrenador lo había ganado casi todo, campeón en su natal Colombia, Perú, Venezuela y Costa Rica, pero algo le faltaba a su currículum, clasificar a una Copa del Mundo.
El fútbol como la vida da revanchas, la primera vez no salió de la mejor manera de la Selección Nacional, ahora está sobre hombros, porque en sus hombros cargó la responsabilidad de llevar a Costa Rica a Brasil 2014.
Martes en la noche, ya casi miércoles, lo abordamos mientras caminaba solitario por el pasillo del Aeropuerto Internacional Norman Manley, en busca del avión de Avianca que lo traería de regreso a Costa Rica.
El saludo de rigor y una nueva felicitación, ya más personal. Antes, en medio del camerino que festejaba la clasificación un abrazo rompió el hielo. No importó que estuviese empapado, luego de que los jugadores lo bañaran en agua.
Ya a la medianoche su semblante estaba extasiado, al punto que disimulaba muy bien el cansancio. Jorge Luis Pinto había reído y llorado, varias veces esa misma noche.
Quedaban diez minutos para abordar, justo el tiempo que necesitaba para esta entrevista. Yo pido, él accede. Toma asiento, acomoda la valija y autoriza a iniciar la plática. A su izquierda comencé con las preguntas, primero los dos solos, luego con “barra”, ya que varios aficionados quisieron ser espectadores cercanos de nuestra conversación.
La charla, con preguntas directas —ya lo verán más adelante— fue tranquila y de nos ser el llamado a abordar se hubiese extendido, pero todos querían regresar a casa y no se podía perder un minuto más.
La clasificación, los jugadores, México, Brasil, su futuro y otros temas más alcanzaron en los 600 segundos disponibles.

¿Cuál es el recuento que hace de la eliminatoria?
La clasificación se logró con mucho oficio, con mucho orden, mucha organización de todas las partes que convergen en la Federación, la parte directiva, el grupo de jugadores, que es un gran grupo, y el trabajo del cuerpo técnico. El jugador sintió la camiseta, formó un grupo y eso fue determinante para el éxito.

¿En algún momento sintió que se le podía ir la clasificación?
El momento crítico fue el empate ante El Salvador en la primera fase, fue un descuido, lo demás fue duro, la cuadrangular fue dura en casa.

¿En qué punto supo que el grupo ya tenía claro el camino a Brasil?
Pienso que el grupo cogió solidez y confianza en el partido en México, nos dio estabilidad a partir de ese instante, pero fundamentalmente después del partido de Estados Unidos, que mostró estatus, convicción y sabía que no nos sacaban ni con el diablo.

¿La regularidad la encontró en la hexagonal?
Así es, de diez partidos hemos perdido uno y en condiciones anormales, lo demás ha sido de mucha lógica. Se nos han ido partidos que pudimos ganar y de pronto no se ganaron, como el de Jamaica, pero mantuvimos la regularidad de la producción de puntos. Siempre dije que había que ganar un partido de visitante y era en Jamaica, mínimo empatar de visitantes los demás y ganar de local, hemos cumplido con esa lógica.

¿Le sirvió el sistema de prueba y error con los jugadores?
Hay algunos que están estables, otros han tenido la posibilidad en esa rotación, pero créanme que no todo ha sido por culpa del concepto de Pinto, sino que muchos porque no volvieron a jugar en sus clubes, otros pocos porque se lesionaron, otros porque no rindieron, y había que tener apertura, yo no podía cerrar, porque si hubiera cerrado y convoco solo 24 me hubieran reclamado que no traje a otros.
Hay muchos que rindieron bien y que por alguna razón salieron, como por ejemplo Bryan Oviedo venía rindiendo bien, pero dejó de jugar, no es mi culpa ni de él, había que hacerlo. Otros los sacó un lesión, por ejemplo José Miguel Cubero, quien dejó espacio y vinieron otros, son circunstancias que no siempre se contemplan.

¿El objetivo de ahora es clasificar primero?
Claro, es un orgullo, un sueño, una bonita terminación de torneo, eso es oportuno para el jugador y para todo el mundo, para una competitividad donde quedamos de primeros sería extraordinario.

¿Son los siguientes partidos los primeros fogueos del Mundial?
No, hay que terminar cumpliendo. Independientemente de Brasil, hay que cumplir con la competencia y yo voy por mis puntos, voy a pelearlos con todo, eso se los digo.

¿Le gustaría dejar a México fuera de la Copa Mundial?
Si la lógica del fútbol los lleva, que se queden por fuera. Ellos no contemplarían nunca eliminarnos si en el último partido tuvieran que decidir por nosotros.

¿Qué piensa en este momento de cara a Brasil?
En comenzar a diseñar el cronograma de toda la competencia, en mirar partidos amistosos, en el doblete de la fecha de repechaje, para ir mirando a algunos jugadores en una o dos posiciones necesito darles fútbol.

¿Ya se comienza pensar en la lista de los mundialistas?
La nómina de los 23 no se sale de los 65 que hoy compiten y hemos llamado, puede que aparezca uno extra, pero tiene que lucir muy bien. De una vez le digo que va a haber foto finish para ser el 23, no es fácil. Falta mucho, son siete meses, en esos meses unos pueden dejar de jugar, ya sea por una lesión, los banquea el equipo, o lo que sea, mientras que otros pueden sobresalir, eso puede generar una variante.

¿A qué pretende ir a Brasil?
A competir, de eso no le quepa la menor duda. A mí no me van a pasar por blanco, va a ser duro para que me ganen, eso sí se lo digo, pero propondremos también.

¿Qué es competir?
Hay que pelear, no se cómo nos van a sacar, pero que no va a ser fácil se lo aseguro, en cualquier grupo.

¿Ha cumplido un sueño?
Sí es mi sueño, no sé si de niño, de joven o lo que sea, pero me pasó por la cabeza, así como de niño dije que cuando fuese grande iba a dirigir a Millonarios y fue el primer equipo que dirigí. Hoy diría que mi sueño era ir al Mundial y fui al Mundial, pero fui a competir.

¿Qué sintió cuando le empató Jamaica?
Nunca me pasó por la mente que me hicieran un gol en ese instante. Me dio rabia ver como recibía un gol que no merecía, que lo podíamos controlar, fue lo amargo de la noche recibir ese gol.

¿Fue una acción muy previsible?
Si y estábamos preparados para eso, la gente alta que dejé era pensando en un tiro de esquina, una falta, lo que sea, y me hicieron el gol de esa manera.

¿Se siente realizado deportivamente hablando?
Falta mucho, realizado es ir al Mundial y después del Mundial hay que mirar cosas más lindas. Tocará buscar algo más, es como el que tiene plata, cada día ambiciona más, no se queda allí.

¿Se ve por largo tiempo en la Selección Nacional o le seducen otras?
Pensar en eso aún no, es como cuando uno esta con su señora feliz, no se piensa en otra. Hay que esperar a ver qué pasa en el Mundial, porque así como trae cosas buenas. puede traer cosas malas y a eso estamos sujetos los entrenadores.

¿Se sintió respaldado por la dirigencia?
Sí, tuve un apoyo total, me parece que hubo equilibrio, hay un hombre al lado del presidente que ha estado muy firme y quiero hacerle ese reconocimiento, es Adrián Gutiérrez, su control y orientación, siempre estuvo equilibrado, miró las cosas con calma, objetivo y con crítica y eso fue muy útil en muchos momentos.

Cristian Williams
cwilliams@larepublica.net

Ver comentarios