Bernanke bajaría tasas de interés
Enviar
Bernanke bajaría  tasas de interés


Washington -- Menos de tres semanas después de que la reducción de tasas de interés hecha por la Reserva Federal con carácter urgente fue, en palabras de su vicepresidente, “abrumada” por el colapso de los mercados financieros, Ben S. Bernanke está a punto de intentarlo de nuevo.
La perspectiva ha empeorado desde que el banco central de Estados Unidos redujo sus tipos el 8 de octubre, y ahora los analistas dicen que la economía puede contraerse más de un 2% en el último trimestre del 2008, lo que sería su descenso más pronunciado en 18 años por lo menos. “Vamos para abajo, y mucho”, dice Lyle Gramley, ex gobernador de la Fed y ahora consejero económico principal de Stanford Group Co. en Washington.

Por esto, es posible que Bernanke, el presidente de la Fed, y sus colegas tengan que bajar la tasa interbancaria de un día a casi cero para resucitar la economía. El próximo plazo llega el 29 de octubre cuando, dice Gramley, “la Fed va a cortar las tasas medio punto porcentual”.
Eso reduciría el objetivo del banco central para la tasa de fondos federales, que los bancos comerciales se cobran entre sí por préstamos de un día, a un 1%. La tasa oficial no ha estado así de baja desde el 2004, y no ha estado más baja que eso desde que la Fed empezó a tratar de controlarla hacia fines de los años ochenta del siglo pasado. Es posible que haya aún más reducciones si la economía no se recupera.
Bernanke, de 54 años, y sus colegas están llevando a cabo lo que Vincent Reinhart, ex director de la Fed para asuntos monetarios, llama un “gran experimento monetario” al atacar la crisis financiera --y la contracción crediticia engendrada por aquella-- en tres frentes: menores tasas, mayor liquidez y compra de activos que los bancos y los inversionistas no quieren.
Hasta la fecha no han tenido mucho éxito en lo que a mejorar las cosas se refiere. De hecho, la economía parece estar empeorando y puede que se contraiga a un ritmo anual de un 2,2% este trimestre, a juzgar por la mediana de los pronósticos hechos por 11 destacados economistas en las dos últimas semanas. Esto llegaría tras una probable contracción de un 0,5% en el tercer trimestre y sería el mayor descenso desde el cuarto trimestre de 1990, cuando la economía se contrajo un 3%.
Los estrategas de la Fed no se hacen ilusiones sobre las dificultades que tienen por delante al abrumar la crisis crediticia los esfuerzos del banco central de socorrer la economía con una política monetaria de mayor estímulo, incluso la reducción de medio punto porcentual llevada a cabo junto con bancos centrales de Europa y Canadá el 8 de octubre.
Refiriéndose a esa reducción, el vicepresidente Donald Kohn dijo en un discurso en Nueva York una semana más tarde que “los efectos de la posición más relajada de la política monetaria en el costo y la disponibilidad del crédito se vieron abrumados” por una mayor erosión de los mercados financieros.
En una admisión de las dificultades que la Fed encara, Bernanke apoyó la semana pasada que se disponga un segundo plan de estímulo fiscal y sugirió que los legisladores concentren sus esfuerzos en alentar una mayor actividad prestamista mediante garantías y otras medidas.

Ver comentarios