Logo La República

Sábado, 17 de noviembre de 2018



ACCIÓN


¡Barcelona tricampeón!

Redacción La República [email protected] | Jueves 12 mayo, 2011



¡Barcelona tricampeón!
Los azulgranas sumaron ante Levante el punto que necesitaban para revalidar el título

El Barcelona se proclamó matemáticamente campeón de la Liga 2010-2011 al sumar en su visita al Levante el punto que le faltaba, en un partido de guante blanco y sin tensión, ya que su rival también dio por buena la igualada (1-1), lograda por el ecuatoriano Felipe Caicedo, en su lucha por la permanencia.
El partido no se jugó sobre el césped del estadio levantinista, sino sobre la tabla de clasificación y para ambos equipos fue un buen negocio el resultado final conseguido sobre ese tapete.
El Barcelona controló el juego durante todo el encuentro frente a un Levante agazapado en su parcela, que esperaba encontrar sus opciones al contragolpe. Sin embargo, el equipo catalán estuvo en ataque mucho menos preciso que de costumbre y el Levante nunca renunció a mantener sus precauciones.
Sin embargo, la primera anotación llegó en el minuto 28, en un centro de Xavi que, en un remate de cabeza espectacular, Keita convirtió en gol.
Solo a partir de ese momento apareció el equipo local, que incrementó su presencia en el encuentro y que en un gran error de Piqué y Valdés aprovechó Caicedo para poner el empate a uno en el marcador, antes de que el partido llegara al descanso, en el minuto 40.
El partido había llegado al descanso con un empate a uno que se ajustaba a las expectativas de dos equipos a los que les iba mucho en el encuentro, pero que parecían tener suficiente con el empate.
El segundo tiempo dio comienzo con las mismas sensaciones, hasta que en el minuto 57 una excelente acción individual de Messi acabó con el balón en el poste derecho de la meta de Munúa. Poco después, en una jugada similar, Messi volvió a estar cerca del gol. Era el único que rompía la monotonía del choque.
A medida que el encuentro se acercaba a su conclusión, ambos equipos levantaron el pie del acelerador y en el momento en el que árbitro pitó el final, los locales vivieron la pequeña satisfacción de sentirse más cerca de la permanencia y el Barcelona la inmensa alegría de haber alcanzado el título por tercer año consecutivo y con su afición feliz.

Valencia / EFE