Logo La República

Miércoles, 19 de diciembre de 2018



INVERSIONISTA


Bandas son impopulares en tiempos de crisis

Redacción La República [email protected] | Sábado 31 enero, 2009



Bandas son impopulares en tiempos de crisis

Representantes de variados sectores productivos apuestan por la certidumbre cambiaria que ofrece el modelo de minidevaluaciones, más que por el riesgo que impone del sistema actual

Daniel Chacón
Erick Díaz
[email protected]
[email protected]

Las opciones están servidas sobre la mesa como si se tratara de un juego de póquer. Distintos jugadores de la economía nacional eligieron entre un abanico de opciones la estrategia cambiaria que consideran sería la más útil para el país.
La casa abrió el juego y sirvió las cartas a los jugadores, para que hicieran sus apuestas. Entre las opciones repartidas destacó el actual modelo de bandas, con un límite en el tipo de compra y venta con la intervención del Banco Central.
También apareció el modelo de libre flotación, en el cual la entidad monetaria no interviene y deja que el mercado fije el precio de la divisa a partir de la oferta y demanda.
La tercera opción fue la dolarización, metodología en la cual el Banco Central perdería la potestad para ejercer una política monetaria.
Y la cuarta carta servida, y que llegó a las manos del ganador de este juego, fue la de las minidevaluaciones, sistema que perduró por más de 20 años como el modelo cambiario nacional, aunque hoy no parece ser del agrado de la autoridad monetaria por su efecto sobre la inflación.
Así es, el resultado de las consultas hechas por INVERSIONISTA a representantes de distintos sectores reflejan que las minidevaluaciones gozan de la mayor popularidad, en especial, por la certeza cambiaria que ofrecería en tiempos de crisis.
En contraste, la incertidumbre que generan las bandas, su fallido aporte al control de la inflación motiva a pocos jugadores a apostar por este modelo.

Mónica Araya
Presidenta Cámara de Exportadores
Modelo de predilección: Minidevaluaciones
¿Por qué? Tiene la fortaleza de generar tranquilidad al sector que promueve empleo y al que tiene deuda, porque da certidumbre de tasas de interés. No creo en la liberalización porque el mercado es pequeño. Tampoco en la dolarización porque habría que dejar fuera la política monetaria. Creo que el objetivo del Banco Central de controlar la inflación con las bandas se ha incumplido y ahí la respuesta de que el sistema actual no da resultado.



Juan María González
Presidente de la Cámara de Industrias
Modelo de preferencia: Minidevaluaciones
¿Por qué? Ofrece ciertas garantías para predecir y ha ahuyentado maniobras especulativas. El modelo ideal debe reflejar el valor de las cosas sin distorsiones artificiales, sin embargo, nuestra economía es pequeña y abierta y, como consecuencia, vulnerable. Ello exige una supervisión más atenta y un Banco Central más fortalecido para evitar que la participación intensa de actores en el corto plazo produzca pérdidas importantes en la economía.


Alberto López
Presidente Ejecutivo de la Cámara Nacional de Turismo
Modelo de preferencia: Minidevaluaciones
¿Por qué? Da total transparencia de lo que ocurre al día siguiente, evita la especulación y no genera pérdidas en el mercado cambiario, situación que se da con el esquema de bandas. El sistema actual limita las proyecciones y la estabilidad; teóricamente debería reducir la inflación pero no se logra. Mi ideal sería un sistema de libre flotación, pero en un mercado tan pequeño y con actores que tienen poder se puede alterar el tipo de cambio.


Luis Gamboa
Presidente de AMCHAM
Modelo de preferencia: Ninguno en particular
¿Por qué? Favorecemos una política de cambio neutra que no beneficie ni afecte sectores. Algunos representados se han visto afectados por los resultados del sistema de bandas, no por el sistema en sí, sino porque las bandas han permitido la revaluación, mientras que los costos de producción se han encarecido como consecuencia de la inflación. Esto va en detrimento de la competitividad, especialmente de los exportadores.


Rodrigo Altmann
Presidente Ejecutivo de la Cámara de la Construcción
Modelo de preferencia: Minidevaluaciones
¿Por qué? El sistema anterior genera seguridad a los actores del mercado, en particular dentro del sector de la construcción. El poder predecir un tipo de cambio a futuro permite asegurar los precios de los proyectos, de venta de las viviendas y de los desarrollos inmobiliarios.


Oscar Cabada
Presidente de la Cámara de Comercio
Modelo de preferencia: Libre flotación
¿Por qué? No hay sistema cambiario perfecto, lo importante es que sea neutral y exprese el resultado externo del país. Las minidevaluaciones no ayudan a controlar la inflación. Las bandas puede ser un paso intermedio hacia la libre flotación, pero debe tenerse el cuidado de evitar la manipulación en un mercado tan pequeño como el nuestro. La dolarización es interesante, pero políticamente inviable.


Juan Manuel Campos
Asesor Legal de la Cámara de Infocomunicación y Tecnología
Modelo de preferencia: Dolarización
¿Por qué? Se lograría un mejor control sobre la inflación y mejoraría el poder adquisitivo. Una gran parte de servicios que se prestan en particular en el sector telecomunicaciones están dolarizados y afectan directamente al consumidor, quien se ve en ocasiones obligado a reducir sus gastos en comunicaciones por el factor de conversión de la divisa. Esta es una expectativa deseable a mediano plazo.


Fuente: Entrevistas