Bancos permanecerán cerrados en Chipre
Ayer los estudiantes chipriotas realizaron la primera jornada de protestas contra la troika. AFP/La República
Enviar

Bancos permanecerán cerrados en Chipre

Con los bancos cerrados por undécimo día consecutivo y aún coleando las valoraciones del acuerdo con el Eurogrupo, los chipriotas han comenzado a preguntarse si la reestructuración de la banca y los depósitos permitirá sobrevivir a sus empresas.
Muchas compañías del país poseen cuentas bancarias en las dos principales entidades financieras del país, el Banco de Chipre y el Banco

201303262247000.i22.jpg
Popular (Laiki), cuyos depósitos por encima de 100 mil euros perderán un 40% de su valor en el primer caso y probablemente la totalidad en el segundo.
En cualquier caso, los grandes depósitos de ambas entidades financieras quedarán congelados por un periodo indeterminado de tiempo hasta que el Banco de Chipre acometa su reestructuración y el Popular su liquidación.
"100 mil euros puede ser una cantidad grande para una sola persona, pero para una empresa es normal tener 100 mil, 200 mil o 300 mil euros en un banco, para poder gestionar su negocio", se quejaba Nikos Omiros, propietario de un pequeño supermercado.
El acuerdo firmado por el Gobierno chipriota y el Eurogrupo "destruirá" el sector financiero de Chipre y "hundirá al país en la recesión", consideró el Premio Nobel de Economía 2010, Christopher A. Pissaridis, en una entrevista con Efe.
Las empresas recibirán un severo golpe puesto que no sólo sus potenciales consumidores han perdido mucho dinero -por ejemplo, el sector inmobiliario quedará parado- sino que las propias compañías verán sus cuentas congeladas y muchas se verán abocadas al cierre, añadió el economista.
Es la misma visión pesimista de Vajira Lalit, originario de Sri Lanka y que lleva doce años en Chipre, donde gestiona una pequeña empresa de envíos de dinero.
"Vamos a perder unos 75 mil euros. Eso es lo que calculo yo, porque nadie nos ha informado de nada. Probablemente tengamos que cerrar", lamentó.
Ayer, en una carta al Ministerio de Trabajo, el secretario general de la asociación de pequeñas y medianas empresas POVEK, Stefanos Kursaris, urgió al Gobierno a tomar una serie de medidas para ayudar a que las empresas no vayan a la quiebra.
Esta organización considera que lo que está sucediendo en Chipre cambiará completamente la cara del mundo empresarial chipriota y teme el cierre de miles de compañías.
Pero la quita a la que se verán sometidos los depósitos también afecta a otras instituciones, como las educativas.
La Universidad de Chipre tenía fondos de 20 millones de euros depositados en el Laiki y otros 10 millones en el Banco de Chipre para su funcionamiento y unas obras que se están haciendo.
"Los depósitos en el Laiki quedarán congelados durante cinco años y luego se calcula que podrá recuperar sólo el 20%, mientras que se está negociando qué ocurrirá con los del Banco de Chipre", explicó Pissaridis, quien añadió que parte de ese dinero era para proyectos de investigación financiados por la propia UE.
Ayer también tuvo lugar la primera gran manifestación contra la troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional) desde el inicio de la crisis bancaria en Chipre.
Por otro lado, el gobernador del Banco Central, Panikos Dimitriadis, dijo  ante la prensa que "se están haciendo esfuerzos enormes para que los bancos abran el próximo jueves".

Nicosia/EFE

 

Ver comentarios