Bancos europeos en riesgo de ser dependientes
Enviar
Bancos europeos en riesgo de ser dependientes

Los bancos europeos, que se evitan entre sí y de los cuales se alejan los inversores, podrían tomar préstamos del Banco Central Europeo por el mismo monto que en una oferta récord de diciembre, en tanto buscan refugio de mercados de financiamiento congelados.
El BCE prestó el mes pasado a los bancos una suma sin precedentes de 489.000 millones de euros ($630.000 millones) a tres años. Los analistas estiman que la demanda será igualmente alta en una segunda subasta el 29 de febrero, porque el estigma relacionado con el uso de ese recurso se desvanece y la lista de activos que pueden utilizarse como garantía a cambio de los préstamos se extenderá.
El presidente del BCE, Mario Draghi, dijo la semana pasada que estima que la demanda de los préstamos del mes próximo “seguirá siendo muy alta”, si bien “probablemente menor que en diciembre”.

“Por lo que parece, la segunda Operación de Refinanciamiento a Largo plazo (LTRO por la sigla en inglés) a tres años de febrero va a ser muy grande”, escribieron analistas de Credit Suisse Group AG que encabezó William Porter en un informe a clientes. “La última LTRO ha eliminado el estigma, dado que los administradores que no aprovechan la oferta sin duda parecen, en el mejor de los casos, descuidados”.
El BCE inunda el sistema bancario de dinero barato en un intento de evitar una contracción del crédito luego de que el mercado de deuda bancaria no garantizada quedara paralizado y conforme se agota el financiamiento de los Estados Unidos.
Políticos como el presidente francés Nicolas Sarkozy impulsan la utilización por parte de los bancos de esos préstamos, que tienen una tasa de interés de 1%, para comprar deuda soberana de mayor rendimiento del sur de Europa y generar un descenso de los costos crediticios de la región.
El BCE ofrece a los bancos efectivo ilimitado en momentos en que las entidades crediticias tratan de refinanciar más de $765.000 millones de deuda que vence este año, mientras que los inversores institucionales siguen mostrándose renuentes a la compra de deuda, excepto en el caso de los bancos más seguros.
“La gente no está dispuesta a prestarle a los bancos, de modo que el BCE está inundando el mercado con liquidez”, dijo Christopher Wheeler, un analista de Mediobanca SpA en Londres. “Pero es sólo una solución temporaria. El BCE no hace más que comprar tiempo con esos préstamos con la esperanza de que las cosas mejoren”.
Las entidades crediticias de Italia, España y Francia usan los préstamos para comprar más de su deuda gubernamental a los efectos de lucrar con la diferencia entre la tasa de interés del dinero del BCE y el rendimiento más alto de los valores soberanos, dijeron analistas.

Bloomberg

Ver comentarios