Bancos británicos tienen dificultades para atraer talento
Barclays está a la caza de un sucesor para dirigir el banco de inversión desde el año pasado, después de que Tom King hizo saber que quería retirarse hace más de nueve meses. Bloomberg/La República
Enviar

 Los bancos de Londres que en otra época estuvieron entre los más preciados por los empleadores del sistema financiero mundial tienen dificultades para cubrir los puestos más altos porque se considera que las desventajas superan a los beneficios.
Standard Chartered busca un reemplazo externo para el presidente John Peace desde hace más de un año.
Barclays está a la caza de un sucesor para dirigir el banco de inversión desde el año pasado, después de que Tom King hizo saber que quería retirarse hace más de nueve meses, según personas con conocimiento del plan que pidieron no ser identificadas porque la búsqueda es privada.
A los banqueros les preocupan normativas que podrían llevar a los ejecutivos a la cárcel por no detectar graves faltas de conducta, lo que ha hecho que la reputación de la City de Londres pasara de ser la de una Babilonia de poca injerencia a la de un lugar peligroso para trabajar.
Debido a la combinación de la propensión de los políticos británicos a acusar y agraviar, una prensa implacable y la reducción de la remuneración en efectivo, a los bancos del país les cuesta cubrir los cargos más altos, dijeron abogados y empresas de selección de personal.
“Hoy día los altos funcionarios de los bancos están muy expuestos, en especial cuando políticos fanfarrones se proponen humillarlos”, dijo Simon Morris, abogado de CMS Cameron McKenna en Londres.
“Los mercados están pobres, lo que reduce los retornos, la aversión al riesgo de los reguladores limita las jugadas que puede hacer un banco y por lo tanto reduce aún más la remuneración que reciben sus gerentes”.
Los legisladores británicos sancionaron normas como respuesta a la indignación pública luego de que muchos altos ejecutivos de entidades de préstamo rescatadas como Royal Bank of Scotland y Lloyds Banking Group recibieron remuneraciones millonarias.
Los bancos también debieron pagar multas por una serie de abusos del mercado, como la manipulación de la tasa Libor, lo que perjudicó aún más la reputación de la City, como se conoce al principal distrito financiero de la capital británica.
Las búsquedas también se topan con obstáculos específicos. Ambos bancos han emprendido iniciativas de recuperación que probablemente lleven varios años y están eliminando miles de puestos de trabajo.
El máximo responsable ejecutivo de Barclays Jes Staley y Bill Winters de Standard Chartered asumieron su cargo en el último año y están trabajando para definir nuevas estrategias.
“La dinámica del riesgo y la recompensa se ha modificado y esto hace que esos puestos sean mucho menos atractivos”, explicó John Purcell, fundador y máximo responsable ejecutivo de Purcell & Co. de Londres, firma de selección de ejecutivos.
Hay una “cultura de cazar cabelleras, restricciones a la remuneración, un entorno normativo oneroso y el consecuente riesgo para el renombre personal.
Por estos motivos, muchos altos ejecutivos se están yendo de esta industria, lo que complica el problema al reducir la oferta de candidatos con la experiencia adecuada”.

 


Ver comentarios