Enviar
Estancamiento en ranking que mide el entorno para la facilitación de negocios
Bajo costo para pagar impuestos salva al país

Costa Rica conserva la posición en el Doing Business

La burocracia del entorno local sigue siendo una de las mayores críticas del Doing Business 2012 al entorno que ofrece el país a los empresarios. Costa Rica ocupó la plaza 121 entre 183 naciones, la misma que obtuvo el año anterior y que pudo retener gracias a la simplificación y digitalización del pago de impuestos.
El usualmente llamado talón de Aquiles de la economía sorprendió en el informe publicado ayer por el Banco Mundial. En esta variable específica, hubo una mejora histórica de 18 puestos.
Actualmente, el 98% de los contribuyentes presentó la declaración de ventas de forma digital, los cuales suman 80 mil. Esto implica un ahorro de ¢80 millones para el Ministerio de Hacienda en el pago de comisiones por digitalización.
El Doing Business —nombre del informe— mide el ambiente que ofrece un país para la gestación de negocios y el costo de operar en él. Aunque a nivel general, Costa Rica mantuvo la posición 121 entre 183 economías tomadas en cuenta, el factor tributario aportó la mayor contribución para conservar la plaza, complementado por algunas reformas en registro de propiedad.
El pago de impuestos por Internet fue el trámite que experimentó la mayor variación, y positiva. Anteriormente, las auditorías determinaban un valor promedio a pagar por ventas, renta y las demás obligaciones locales; el cual era usualmente elevado.
“Antes vimos casos en que el monto determinado por la auditoría era casi la mitad del valor de la empresa, algo irracional. En el último año parece que buscan más flujo de caja, y los montos son más realistas”, manifestó Alonso Arroyo, especialista tributario de BLP Abogados.
El abogado añadió que hubo una serie de resoluciones interpretativas que también fueron resueltas. Por ejemplo, la manera como debe calcularse el monto a pagar cuando existen ganancias o pérdidas en dólares, y el valor de la divisa estadounidense que debe tomarse por referencia.
La digitalización tributaria inició en 2009, cuando Hacienda obligó a los poco más de 2 mil contribuyentes a declarar impuestos por Internet, llenaban su declaración electrónica y debían imprimir una hoja con un código de barras, para ir a pagar al banco, recordó Jenny Delgado, subdirectora de declaraciones y pagos de la entidad.
En agosto pasado, Tributación extendió este mecanismo al resto de tributos, y en noviembre lo interconectó con el sistema bancario para que el contribuyente pague el impuesto desde su computadora.
El 15 de junio próximo iniciará una nueva etapa, cuando ya será obligatorio que todas las empresas que pagan impuesto de ventas declaren y paguen solo por Internet.

Daniel Chacón
[email protected]
Ver comentarios