Bajo costo de mano de obra mexicana atrae más empresas de EE.UU.
Enviar

No se suponía que las cosas serían así, pero quienes ayudan a las empresas estadounidenses a instalar su producción en México dicen que tienen un muy buen año.

Tecma Group tiene más negocios que nunca en las tres décadas que lleva organizando traslados. Tan solo en las últimas semanas ayudó a trasladarse al sur a una firma fabricante de equipos de limpieza y a una compañía de empaque.

México Consulting Associates, cuya sede está en Chicago, tiene tres nuevos clientes interesados en México. Keith Patridge, que dirige McAllen Economic Development Corp., estima que al menos 12 compañías se instalarán este año en Reynosa. Otra firma, Tacna Services Inc., ha ayudado a dos empresas a establecerse en la zona de Baja California.

Se pensaba que la promesa del presidente Donald Trump de abandonar o renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte iba a desalentar a las compañías que consideraran traslados. Pero muchas mantienen sus planes de instalarse en México incluso si no se renueva el pacto, según los expertos que ayudan a las firmas a trasladarse y a encontrar nuevas plantas.

Muchos son los factores que determinan las decisiones, pero las empresas han hecho un simple cálculo: la mano de obra barata de México —se ahorran $20 mil dólares por empleado en comparación con los Estados Unidos— basta para compensar los mayores costos de cualquier arancel que pueda imponerse si desaparece el TLCAN. El cálculo demuestra que la política de “EE.UU. primero” de Trump destinada a reanimar la manufactura enfrenta obstáculos.

“Si se eliminara el TLCAN y se volviera a los tradicionales aranceles comerciales, pienso que sería manejable, la vida continuaría porque el costo de la mano de obra es muy diferente”, dijo Ross Baldwin máximo responsable de Tacna.

La última ronda de conversaciones sobre el acuerdo comercial de 23 años finalizó la semana pasada con el rechazo por parte de México y Canadá de las duras propuestas de EE.UU. Las negociaciones se reanudarán en noviembre, pero los ministros acordaron postergar una resolución hasta el año próximo.

Algunos economistas pronostican un resultado menos idílico que las firmas de traslado, que tienen motivos para impulsar una visión optimista de su negocio.

Los economistas hacen referencia a estudios que advierten sobre consecuencias drásticas si se elimina el acuerdo: la pérdida de más de 250 mil empleos en EE.UU. y de casi 1 millón en México, donde el TLCAN ha derivado en una profunda transformación.

El comercio con EE.UU. experimentó el año pasado un gran aumento, a $524 mil millones, en comparación con $82 mil millones de 1993, el año anterior a la entrada en vigencia del pacto.


Ver comentarios