Bachelet repite en tiempos difíciles
Enviar

La mandataria electa en Chile tiene la enorme responsabilidad de gobernar de modo que los habitantes en general recobren la confianza en los políticos y en la política misma, para salvaguarda de la democracia


Bachelet repite en tiempos difíciles

Además de ser la primera mujer en América Latina en ganar por segunda vez las elecciones a la Presidencia de la República, Michelle Bachelet, en Chile, tuvo que pelear por esa posición principalmente con otra mujer, Evelyn Matthei. La primera de ellas luchó como representante de una nueva coalición de centro izquierda, y la segunda como candidata de la derecha.
Ambas, después de todo, mujeres consolidando la situación de los nuevos tiempos en que ya no solo los hombres se enfrentan para gobernar un país, pero que las mujeres si lo hacen no será por su sexo sino por su capacidad.


Otras ya lo hacen en la región, como la propia Laura Chinchilla en Costa Rica, pero en el caso de Chile, el domingo 15 de diciembre recién pasado su flamante presidenta electa repite.
Lo hace indudablemente con una mayor experiencia luego de ocupar el más alto cargo en ONU Mujeres, pero no le espera un Gobierno fácil.
En el caso de Matthei, hay quienes dicen a modo de simple especulación sin más fundamento que eso, que el presidente Sebastián Piñera se ve favorecido en cierto modo con la derrota de Matthei, porque el mismo aspira a repetir en la presidencia de Chile en 2017.
La verdad es que solo los hechos tendrán importancia para el futuro de Chile. La realidad es que solo las actuaciones demostrarán con cuánta independencia las mujeres hacen uso de ese derecho que tanto les ha costado conseguir.
Habrá que ver la forma en que Bachelet logre o no llenar por un lado las expectativas de quienes le dieron el voto disconformes con el Gobierno actual, y por otro lado llegando a consensos con quienes ahora deberán ponerse de acuerdo para actuar como oposición.
Esto por cuanto las divisiones existentes tanto en el centro izquierda como en la derecha, probablemente obligarán a cada sector político, a todo un esfuerzo de convergencia al menos en los grandes temas.
En ese sentido, la mandataria electa se ha comprometido con asuntos tan importantes como dar mayor presupuesto a la educación, uno de los grandes descontentos de la población con Piñera, reducir la brecha entre ricos y pobres, una reforma a la Constitución y la protección del ambiente, entre otros.
Un nuevo reto. Un nuevo rumbo para uno de los países de la región que, al igual que el nuestro dentro de poco tendrá un cambio de Gobierno, que deberá asumir la enorme responsabilidad de gobernar de modo que los habitantes en general recobren la confianza en los políticos y en la política misma, para salvaguarda de la democracia.

 


Ver comentarios