Logo La República

Lunes, 27 de septiembre de 2021



NACIONALES


En una carta enviada a los diputados señalan que llevan años trabajando en un proyecto propio

Autobuseros apoyan pago electrónico, pero se oponen a ley que los obligaría a implementarlo

Objetan transitorios del proyecto que establece plazos para desarrollar el reglamento y la implementación del sistema

Johnny Castro johnnycastro.asesor@larepublica.net | Martes 24 agosto, 2021

Pago electrónico en buses
Autobuseros se oponen a la aprobación de ley que establecería la obligatoriedad y los plazos para la implementación del pago electrónico en sus unidades. Shutterstock/La República


Representantes del sector autobusero ven al pago electrónico como un factor clave en la modernización del transporte público en Costa Rica, sin embargo, se oponen a la aprobación de un nuevo proyecto de ley para su implementación obligatoria.

Así lo hicieron mediante una carta enviada a los diputados de la Asamblea Legislativa donde defienden el proyecto que ha trabajado en conjunto toda la industria del transporte público del país.

“Consideramos oportuno que al momento de analizar el Proyecto de Ley se tome en cuenta este trabajo que hemos venido realizando todas las partes, que con madurez y aprendizaje permitió poner de acuerdo a toda la industria del transporte público en un tema tan trascendental para nuestro país”, expresó Silvia Bolaños, directora ejecutiva de Canatrans.

Los representantes del sector señalan que han venido trabajando en el proyecto del Sistema de Pago Electrónico en el Transporte Público, construido por rectores, reguladores y operadores en el marco del convenio interinstitucional firmado en el 2018.

Sostienen que el proyecto tiene reglas consignadas en el reglamento del sistema nacional de pagos del Banco Central de Costa Rica, puntualmente en el “Libro XV del Sistema Nacional del Pago Electrónico en el Transporte Público”, el cual forma parte del marco regulatorio que se viene construyendo por más de dos décadas.

En la misiva, repasaron una serie de hechos y trámites que han girado en torno a la conformación de este Proyecto del Sistema de Pago Electrónico en el Transporte Público, por lo que consideran que no es necesaria una Ley para su aplicación.

Otro factor que al que echaron mano fue el acuerdo de enero del 2018, donde el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (Mopt), el Consejo de Transporte Público (CTP), la Autoridad Reguladoras de los Servicios Públicos (Aresep), el Instituto Costarricense de Ferrocarriles (Incofer), el Banco de Costa Rica y representantes del sector autobusero, establecieron la regulación para el diseño y construcción del sistema de pago electrónico, donde ya se publicó su Reglamento.

Lea más: Banco Central con luz verde para contratar sistema de cobro electrónico para transporte público

Por último, objetan los transitorios que trae el Proyecto de Ley, respecto a los plazos para desarrollar el reglamento de la Ley y la debida implementación el sistema del cobro electrónico.

Lea más: Pago electrónico en buses será obligatorio para concesionarios

“El proyecto de Ley parece desconocer todas las acciones que ha llevado a cabo la industria del transporte público para que el pago electrónico sea una realidad. Los transitorios ponen plazos muy puntuales, mientras que todo el proceso ha tomado años para que sea un Sistema de pago electrónico eficiente y robusto”, concluyó Bernal Rodríguez, presidente de Canabus.


Largo proceso


El Banco Central publicó a finales del año pasado las pautas en torno a la entrada en operación del cobro electrónico en el sector de transporte público, sin embargo, producto de la pandemia, se ha retrasado

  • En el primer trimestre de este año iniciaría un plan piloto en trenes
  • A partir de septiembre se extendía para los buses
  • Los autobuseros que no participen perderían su concesión
  • Tarjetas de crédito o débito serían el principal método de pago
  • Los usuarios podrían pagar el pasaje con su celular inteligente



NOTAS RELACIONADAS







© 2021 Republica Media Group todos los derechos reservados.