Austeridad china va desde autos hasta funerales
Xi Jinping ha señalado como una de sus mayores prioridades destruir la corruptela desde que comenzó a reemplazar a Hu Jintao como líder de China a fines de 2012.AFP/La República
Enviar

Austeridad china va desde autos hasta funerales


Zhang Hongbao, que dirige una casa de pompas fúnebres en Shanghái desde hace más de un decenio, dice que no recuerda ningún momento en que la actividad haya estado tan muerta.
“Los funcionarios de gobierno no se atreven a gastar mucho en funerales”, dijo en una entrevista Zhang, propietario del Shanghai Funeral Service (China) Co. “Es lo máximo de la campaña anticorrupción. Eligen ceremonias simples, para las que invitan menos gente y realizan eventos más silenciosos en vez de los rituales ruidosos de antes”.


Zhang, cuyas ganancias, dice, cayeron un 20% en este último año, ilustra que la ofensiva del presidente Xi Jinping para erradicar la corrupción se está transformando en una campaña de austeridad más amplia que se ramifica hacia empresas pequeñas en la segunda economía más grande del mundo.
Lo que comenzó como una lucha contra la extravagancia, que frenó las ventas en alza de Ferraris y bolsos Gucci, ahora está minando la demanda de artículos como petardos y tarjetas de felicitación.
“Siempre hay un daño colateral”, dijo Dariusz Kowalczyk, estratego de Credit Agricole SA con sede en Hong Kong. “Se trata de efectos secundarios negativos que nadie quería pero es una gran economía y fijar una norma para un mercado de esa magnitud implica no poder cuidar todos los matices y es inevitable”.
Credit Suisse Group AG mencionó en enero la campaña anticorrupción para reducir sus proyecciones correspondientes al crecimiento del producto interno bruto y el consumo real.
Conforme los analistas estiman que el PIB de China crecerá a su más lento ritmo en más de dos decenios, los inversores estarán a la expectativa de las informaciones sobre la política económica cuando el Congreso Popular Chino inicie esta semana su reunión anual de dos semanas.
Xi ha señalado como una de sus mayores prioridades destruir la corruptela desde que comenzó a reemplazar a Hu Jintao como líder de China a fines de 2012. Dos días después de haber asumido como jefe del Partido Comunista, el Diario del Pueblo informó que Xi advirtió a sus colegas líderes que la corruptela podría llevar a una desaparición del Estado y comparó la corrupción con un cuerpo en descomposición que atrae gusanos.

Bloomberg


Ver comentarios