Aulas americanas se preparan para la llegada de migrantes
Unos 52 mil estudiantes entrarán a las aulas en los Estados Unidos al finalizar el verano en agosto. Bloomberg/ La República
Enviar

Aulas americanas se preparan para la llegada de migrantes

El flujo récord de niños centroamericanos que cruzan la frontera de los Estados Unidos está estirando los fondos y estableciendo la improvisación en las escuelas públicas.
Mientras que los políticos pasan el verano enfrentando cómo hacer retroceder la marea, los líderes escolares en todo los Estados Unidos están luchando para absorber una nueva población estudiantil del tamaño de Newark, Nueva Jersey. Más de 40 mil niños, muchos de ellos recién salidos de viajes angustiosos y violentos, han sido puestos en libertad desde octubre a familiares que viven en Estados Unidos mientras los tribunales procesan sus casos.


"Estos chicos estaban nostálgicos y tristes", dijo Robin Hamby, una especialista de la familia para las Escuelas Públicas del Condado de Fairfax en los suburbios de Washington, que comenzó a sentir la oleada casi tan pronto como se inició hace tres años.
Su distrito, Virginia, emplea más a maestros que trabajan con personas que no hablan inglés que nunca, y escribió un plan de estudios para reunir a los niños y padres de familia, muchos de los cuales no se han visto en años.
Houston está aumentando la formación y la traducción. Enfermeras de Los Ángeles están trabajando horas extras para detectar el trauma emocional creado en el viaje al norte.
Las autoridades de Estados Unidos han detenido a más de 52 mil menores de edad solos en este año fiscal, que forman parte de una ola en su mayoría de Honduras, Guatemala y El Salvador.
Esta semana, el presidente Barack Obama pidió al Congreso $3.700 millones para hacer frente a la avalancha que ha abrumado los centros de procesamiento, los refugios donde se alojan algunos niños, los tribunales y las agencias de servicio social.
Las escuelas suelen ser el punto inicial de contacto de los niños con la sociedad de EE.UU., dijo Christina Wong, asistente especial del superintendente del Distrito Escolar Unificado de San Francisco, que el año pasado vio el número de jóvenes centroamericanos más que triplicarse.
El distrito cuenta con programas para "recién llegados" en seis escuelas secundarias, donde los consejeros conectan a familias y niños a las organizaciones que facilitan el acceso a los sistemas jurídicos, de vivienda y de tutela.


Bloomberg

 


Ver comentarios