Logo La República

Martes, 20 de noviembre de 2018



EDITORIAL


Atención al cierre fiscal

| Martes 02 septiembre, 2014



Las empresas se pueden ahorrar muchos inconvenientes e imprevistos si los encargados de sus declaraciones de renta toman en cuenta la diferente labor que se propone realizar la Dirección General de Tributación Directa


Atención al cierre fiscal

Comenzó el mes de setiembre y con él la necesidad de que las empresas afinen detalles para que puedan realizar un cierre fiscal correcto.
No fijar atención en esto puede significar problemas, como lo explica Inversionista ayer en este medio.
Esto porque el actual gobierno no solo recibió un país endeudado, entrabado y con números en rojo, sino que además se propone una mejor distribución de la riqueza, construcción de obra pública y otros aspectos en los que el país está en deuda.
Emprender este camino obliga a sanear las finanzas públicas para contar con el dinero necesario. Obliga incluso a buscar formas de actuar dentro de una estructura que pareciera favorecer lo que hoy estamos viendo: mal uso y pérdida de recursos públicos por todos lados, entre otros males.
Por su lado, además, los empresarios que manejan sus negocios en el marco de la legalidad, se sienten afectados por la competencia desleal de quienes actúan desde la informalidad o desde la evasión y elusión de impuestos.
Mejorar los controles en el pago de la renta es uno de los compromisos que anunció Luis Guillermo Solís desde que asumió el poder y que es congruente con su intención de no plantear aún una reforma fiscal, hasta haber bajado el gasto público y recaudado bien los actuales impuestos.
Este trabajo, que supuestamente ya se inició en la Dirección General de Tributación Directa, deberá acompañarse con otro de la misma importancia: el control del contrabando.
Estas labores deberán llevarse a cabo mediante un sistema que permita su continuidad. Nada se haría si fueran esfuerzos coyunturales y luego todo volviera al desorden y “la vista gorda”.
Si esto se lleva a cabo en el país, producirá el beneficio adicional de un cambio de cultura en este sentido. Costa Rica no puede aspirar a mayor desarrollo si sus dineros públicos no se cobran e invierten bien.
Así lo hacen países que, gracias a adecuados controles, cuentan con los ingresos debidos de todos los contribuyentes, no solo de una parte de ellos.
Por esto, volviendo al comentario inicial, las empresas se pueden ahorrar muchos inconvenientes e imprevistos si los encargados de sus declaraciones de renta toman en cuenta la diferente labor que se propone realizar Tributación Directa.