Logo La República

Martes, 22 de enero de 2019



ÚLTIMA HORA


Asociación Bancaria se opone a tope para intereses de tarjetas de crédito

Tatiana Gutiérrez Wa-Chong [email protected] | Viernes 23 marzo, 2018 06:02 pm



La discusión por parte de los candidatos a la Presidencia sobre sí se debe o no poner un tope a los intereses de las tarjetas de crédito generó preocupación en la Asociación Bancaria Costarricense.

La agrupación insistió en que la única manera de quitar el excesivo endeudamiento es mediante la educación a los usuarios sobre el uso que le deben dar al dinero plástico, que es un medio de pago y no una fuente de financiamiento.

“El establecimiento de topes a las tasas de interés conducen a la exclusión financiera de los grupos de menores ingresos que estarían destinados a la informalidad por razones de costos y riesgo y este efecto es internacionalmente demostrado. Además, el Fisco perdería la huella fiscal que logra obtener mediante el uso de la tarjeta de crédito y el país retrocedería en el proceso de bancarización que ha venido siguiendo de manera exitosa en los últimos años”, destacó María Isabel Cortés, directora ejecutiva de la ABC.

La deuda de los costarricenses en tarjetas de crédito supera el billón de colones, según el último estudio realizado por el Ministerio de Economía, Industria y Comercio.

Lea más: En año de tasas de interés al alza, bancos promueven unificación de créditos

La propuesta de Carlos Alvarado, candidato del PAC, consta de tres acciones: normar la tasa de morosidad, bajar los intereses de los bancos públicos y que se condonen las deudas para que tengan plazos e intereses más bajos.

Por su parte, Fabricio Alvarado, candidato de Restauración Nacional, dijo que la solución pasa por un tema de educación financiera, que está planteada en la gran reforma educativa para la Costa Rica del bicentenario que incluyó en su plan de Gobierno.

Lea más: Ticos deben ¢1,1 billones en tarjetas de crédito

También, dijo que la otra opción es pedirle una mayor participación a los bancos públicos para que apliquen menores intereses y que esto obligue a los bancos privados a bajarlos también.