Enviar
ASI LOS VIMOS

GAPARI
COSTA RICA

Navas: le sacó tres goles hechos a Boniek, Portillo y Espinoza, todos remates lejanos, altos y al puro ángulo, volando con reacciones felinas. En los penales lo crucificaron por todos los sectores y sabores. Fue un portero con jerarquía.
Salvatierra: recordará esta Copa para toda su vida; primera salida al exterior; titularidad y pagó carísimo el aprendizaje. Fue uno de los puntos más flojos de la retaguardia. El torneo será una lección en su vida.
Acosta: tuvo un primer tiempo martirizante, Honduras entraba por todo lado y entre aciertos y errores mantuvo la zona en blanco. En la segunda parte jugó un gran partido, en mucho por la renuncia del rival al ataque.
Marshall: la figura tica del juego; jugó un segundo tiempo memorable e impecable. Metió un gol y sacó la eliminación de la raya, milagrosamente.
Díaz: demasiado pasivo; se limita a cumplir y no muy bien; no muestra agresividad; lo dobletearon entre Savillón y Boniek y su zona fue territorio propicio para la invasión catracha.
Oviedo: un poco más de empuje, de creérsela no le caería mal; es un jugador muy técnico pero se hunde atrapado en la maraña de pases horizontales de nuestro medio campo, donde nadie enciende la fogata de la claridad. Debería ser nuestro carrilero izquierdo y punto. Como en Egipto y sin experimentos.
Borges: punto flojo de la tricolor en la Copa; tanta estelaridad suya concedida por La Volpe, es uno de los errores más graves del técnico, que dejó en casa a figuras que por lo actuado, estaban mejor que Celso.
Bolaños: metió un trallazo en el minuto 29 que desvió Valladares; buscó penetraciones individuales sin éxito. Sirvió el tiro de esquina del empate. Lo sacaron y se molestó.
Ruiz: le faltó luz, luminosidad; el mundo lo conoce y desde luego que lo bajan a patadas y lo presionan; quedó debiendo y la tarjeta de crédito muestra un saldo grande. Se le notan los deseos de hacer las cosas bien, pero poco le sale.
Ureña: se lesionó en el peor momento; era el más indicado para darle al rival el golpe de gracia y anotar el 2-1; cuando le filtran pelotas hay peligro (el penal), pero le llega muy poco.
Saborío: el fallar dos remates de penal, le hundieron un enorme trabajo táctico en el partido; no sé quién puede parar y bloquear el avance de ese par de gigantes defensivos de Honduras; Chávez y Bernardez sino la potencia de Saborío. La responsabilidad de la derrota y eliminación es global, solo que Sabo puso el rostro para que le den.
Mora: muy buen relevo; le puso picante al ataque por la derecha.
Madrigal: no halló la brecha
Campbell: me convenció la forma en que tiró el penal. Como un veterano.
Ver comentarios