Enviar
ASI LOS VIMOS
GAPARI

España

Casillas: sus achiques a Robben fueron determinantes para evitar una injusticia.
Ramos: tuvo oportunidades para liquidar temprano; no lo logró. Igual se le fue ocasión en la segunda parte.
Piqué: hizo su trabajo sobre Van Persie; erró en algunas coberturas defensivas.
Puyol: un par de ladrones le robaron la espalda en dos oportunidades. ¡Vaya sustos! Volvió a buscar el gol de cabeza.
Capdevila: lo patearon en el arranque y lo limitaron; hizo un par de subidas efectivas.
Busquets: mantuvo a Sneijder fuera de zona caliente, aunque fue sorprendido en un par de contraataques.
Xabi Alonso: De Jongh le practicó cirugía a corazón abierto, digna de don Longino Soto y no hubo expulsión. Lo metieron atrás.
Xavi: el pequeño gigante tuvo que lidiar con el rey de la patada en el Mundial, Van Bommel, quien le selló un rosario de “besos” en los tobillos.
Iniesta: lo crucificaron y bajaron a punta de faltas, solo que al final tuvo la revancha más dulce. ¡Gol de título mundial!
Pedro: el veterano Van Bronckhorst lo anuló.
Villa: solo le llegó una fácil; corrió entre los centrales sin éxito.
Navas: recostado por la derecha dibujó ofensivas peligrosas sin final feliz.
Fábregas: perdió ocasión de anotar pero al rato sirvió el gol del triunfo.
Torres: de un centro suyo nació la acción del gol.

Holanda

Stekelemburg: terminó como uno de los mejores porteros del Mundial. Enorme achique a Iniesta.
Van der Wiel: se cerró para bloquear a Iniesta, labor fructífera en la primera parte.
Heitinga: defensor artero de poca técnica, marrullero en la marca. Bien expulsado.
Mathijsen: dejó escapar gran ocasión en “bola muerta”; cumplió un buen trabajo sobre Villa.
Van Bronckhorst: nadie entendió su sustitución; ni sudaba. En su abandonada parcela entró el gol.
Van Bommel: el rey del puntapié se dio gusto en los tobillos de Xavi; como nunca lo expulsan, termina ayudando muchísimo al equipo.
De Jongh: cirujano.
Kuit: los españoles le devolvieron al rubio la receta de la falta y lo bajaron varias veces.
Sneijder: lo marcaron muy bien y fue limitado a inventarse dos prodigiosos contraataques.
Robben: después de perder dos ocasiones de gol clarísimas, a pesar de su talento, terminó fundido. Estuvo sin moverse diez minutos y no lo sacaron.
Van Persie: no hizo nada; ni siquiera patear como sus compañeros.
Elia: buen relevo, le puso picante al ataque.
Van der Vaart; no llegó a tiempo al cierre y entonces Iniesta liquidó.
Braafteid: entró a ver el gol español más de cerca.
Ver comentarios