Enviar
ASI LOS VIMOS

UNIVERSIDAD

Cambronero: gran achique a Josué; fusilado por Michael.
Mattus: el pique y la velocidad de Yader lo pusieron en jaque; tuvo presencia ofensiva.
Royero: le robaron la espalda a placer; los dos goles son evidentes.
Brenes: pegó duro en los tobillos del rival; a Alejandro lo afeitó varias veces.
Obando: lo sentimos más cómodo por el carril derecho, su sector natural.
Gutiérrez: un insigne tocador; un pasabolas excepcional, pero hasta ahí. Poca profundidad.
Hilarión: Paté le ganó las acciones determinantes; la de los goles.
Badilla: el primer tiempo lo perdió por goleada ante Barrantes. Mejoró en la segunda parte.
Ramírez: similar a Gutiérrez, es más: idéntico.
Madrigal: Jervis lo secó.
Alfaro: fatal; sin olfato de gol. Jamás olió dónde iría la pelota para anidarla. Mal posicionado.
González: al final quiso sorprender a Navas de largo.
Armijo: tampoco halló la ruta para abrir espacios.
Quesada: estuvo a un centímetro del penal.


SAPRISSA

Navas: tres intervenciones apremiantes para desviar remates cruzados.
Núñez: fuga por la derecha; pase preciso al cierre de Sequeira y gol.
Drummond: no perdió de vista a Madrigal y lo opacó.
Cordero: Douglas, a su lado, le hizo la mitad del trabajo.
D. Sequeira: el mejor de la retaguardia; atento, seguro; muy concentrado.
Balladares: puso a correr a Mattus y le ganó la franja.
Paniagua: los celestes tocaron y tocaron en su territorio sin sobrepasarlo.
Barrantes: primera media hora de lujo; jugó como un crack y metió un golazo.
Centeno: la esencia se empaca en frasco pequeño; poquito, pero suficiente. Estuvo en los dos goles.
Martínez: enorme acción con Michael; Cambronero le cerró el gol
A. Sequeira: puso el 1-0 y metió el 2-0; tiene gol. Fíjense que Ever tuvo más ocasiones y no cerró ninguna.
Alemán: no pesó.
López: sostuvo.
Alonso: entró con el juego decidido.
Ver comentarios