Logo La República

Jueves, 18 de julio de 2019



ÚLTIMA HORA


Así los vimos: Celso jugó como en Brasil 2014

Gaetano Pandolfo [email protected] | Lunes 17 junio, 2019 08:35 am

Costa Rica cumplió con la labor de golear a Nicaragua. Fedefútbol/La República
Costa Rica cumplió con la labor de golear a Nicaragua. Fedefútbol/La República


Costa Rica venció 4-0 a Nicaragua en el primer juego de la fase de grupos de Copa Oro para un comienzo con el pie derecho.

Celso Borges fue el mejor jugador de la Tricolor.

Gaetano Pandolfo, periodista de ACCIÓN, repasa el accionar de cada uno de los jugadores.

ASI LOS VIMOS

COSTA RICA

Moreira: Bonilla le movió el brazo y el travesaño. En el cierre, paradón a Barrera. Un par de desconcentraciones.

Gamboa: tampoco pudo con los quiebres de Bonilla; pero jugó su mejor partido desde la vuelta.

Waston: se empleó a fondo en varias acciones defensivas, aprovechando su zancada. Remate débil de cabeza a manos de Lorente.

Lea más: Fase de grupos de Copa Oro no debería ser inconveniente para la Sele

Duarte: tranquilo atrás, por su parcela no atacó el rival y tuvo pocos problemas para frenar a Betancur. Casi anota de cabeza. Lo impidió López.

Oviedo: el gol que anotó en la madrugada del partido lo motivó y lo relanzó al ataque. Montó una buena sociedad con Cruz.

Borges: hace rato que no jugaba tan bien. Con Celso en alza, toda la Tricolor sube. Jugó como en Brasil 14 y se adornó con un zapatazo para el 2-0 espectacular.

Cruz: confirmó ser la revelación del momento en el fútbol nacional. Matosas lo soltó y apareció por todas partes. Actor en la gestación de los dos primeros goles, anotó el 4-0 con sello de mundial.

Aguilar: vimos a un Elías más sólido, concentrado, confiado, hizo su fútbol, sacó faltas y hasta anotó con la complicidad de Copete y Lorente.

Lea más: Nicaragua es ¡pura vida!

Campbell: un dolor de cabeza para la retaguardia pinolera; quebró la resistencia de Rosas y Flores, o sea, que despedazó el jardín.

McDonald: delantero inteligente, que sabe jugar con la pausa y el espacio. Recibe, sostiene, espera y sirve, así construyó el 2-0.

George: la compañía de McDonald le ayudó muchísimo. Lo traicionó su obsesión por anotar y por ansioso e individualista se perdieron oportunidades.

Ruiz: jugó media hora a toda máquina y a un alto nivel. El equipo se sintió muy bien con su presencia.

Fue clave para construir el hermoso 4-0.

Saborío: el individualismo de George le impidió figurar.

Leal: dentro del área, siempre quiso hacer “una más” y ahí lo cazaron.


NOTAS RELACIONADAS