Logo La República

Martes, 20 de noviembre de 2018



GLOBAL


Apretón de manos de Castro y Obama: gesto de cortesía

EFE | Miércoles 11 diciembre, 2013



Apretón de manos de Castro y Obama: gesto de cortesía

La fuerza del ideario de Mandela se manifestó en su funeral con el apretón de manos de dos históricos líderes: Barack Obama y Raúl Castro. AFP/La República

El presidente de EE.UU., Barack Obama, y el de Cuba, Raúl Castro, se dieron ayer la mano durante el oficio religioso en homenaje a Nelson Mandela que se celebra en el estadio FNB de Johannesburgo.
El gesto sin precedentes entre los líderes de dos naciones en conflicto durante décadas tuvo lugar cuando Obama se dirigía hacia el estrado desde el cual se dirigió a los miles de sudafricanos presentes en la ceremonia.
Castro, que mostró una sonrisa al estrechar la mano de Obama, también intervino con una alocución durante el evento que se está celebrando bajo una intensa lluvia en el célebre barrio de Soweto, en Johannesburgo.
El Gobierno de EE.UU. trató  de restar importancia al apretón de manos entre el presidente estadounidense, Barack Obama, y el de Cuba, Raúl Castro, un gesto que generó todo tipo de interpretaciones pero que, según los analistas, no significa un avance en el deshielo entre los dos adversarios de la Guerra Fría.
Obama se dirigía hacia el estrado en la ceremonia en honor del expresidente de Sudáfrica Nelson Mandela, cuando pasó junto a Raúl Castro en una larga fila de dignatarios mundiales que acudieron a Johannesburgo para homenajear al fallecido líder africano.
El breve apretón de manos que siguió, acompañado de un inaudible intercambio de palabras, supuso el primer encuentro documentado entre Obama y Castro, y ha generado desde comentarios sobre el poder conciliador de Mandela a airadas críticas del exilio cubano.
"El presidente (Obama) estuvo en un funeral internacional, y no eligió quién asistía", matizó el secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, interrogado al respecto en una audiencia en la Cámara baja.
Poco antes, un funcionario de la Casa Blanca que pidió el anonimato subrayó que el de Obama y Castro "no fue un encuentro planeado con antelación".
"Por encima de todo lo demás, es un día para homenajear a Nelson Mandela, y ése era el único foco de atención del presidente durante el servicio fúnebre", aseguró el funcionario.
Cerca de un centenar de mandatarios de todo el mundo asistieron al oficio religioso que podría convertirse en uno de los más multitudinarios de la historia.
Ante el hecho, Castro calificó como "normal" y de gente "civilizada" el apretón de manos que se dio con el mandatario estadounidense, Barack Obama, durante el funeral del líder sudafricano Nelson Mandela.
"Normal, somos civilizados. Si lees mi discurso, ¿lo viste? Obedece a eso", dijo Castro en una breve entrevista con la emisora La F.m. de Colombia desde Johannesburgo.
"Me han dicho algo de eso", dijo Castro a la emisora colombiana al ser preguntado sobre el impacto mediático que ha tenido la histórica imagen.
En el discurso al que hizo alusión en la entrevista, Castro ensalzó a Nelson Mandela como "un ejemplo insuperable para América Latina y el Caribe", y defendió la unidad entre los pueblos.
"La Humanidad no podrá responder a sus colosales desafíos ni a su propia existencia sin una concentración de esfuerzos entre todas las naciones", manifestó el líder cubano en su intervención.
Estados Unidos -subrayó- "aprecia que gente de todo el mundo esté participando en esta ceremonia".
El breve apretón de manos supuso el primer encuentro documentado entre Obama y Castro, cuyos países carecen de relaciones diplomáticas desde 1961, y tuvo lugar cuando el mandatario estadounidense se dirigía hacia el estrado desde el cual habló a los miles de sudafricanos presentes en la ceremonia por Mandela.


Johannesburgo, Colombia, Washington/EFE