Logo La República

Lunes, 21 de octubre de 2019



BLOOMBERG


Apple ignora a Brasil

Redacción La República [email protected] | Miércoles 01 diciembre, 2010



Apple ignora a Brasil

No es fácil encontrar un país donde los productos Apple Inc. sean más codiciados y más difíciles de comprar que en Brasil.
Brasil es la octava economía más grande y una de las que más crece en el mundo; tiene más teléfonos móviles por habitante que los Estados Unidos; los brasileños pasan más tiempo en Internet que mirando TV; son apasionados por las redes sociales; y les encanta escuchar música en dispositivos digitales. Sin embargo, Apple, señalada como una de las empresas de tecnología más astutas y revolucionarias del planeta, prácticamente ignora a Brasil.
Apple tiene sus tiendas de marca en las 10 economías más grandes del mundo, excepto en Brasil. Los 190 millones de consumidores de Brasil están tan alejados del mapa de Apple que ni siquiera pueden comprar música en las tiendas online de iTunes de Apple. Más aún, Apple no exporta suficientes productos a Brasil para satisfacer la demanda local. Las existencias del iPhone 4 desaparecieron casi instantáneamente de las tiendas brasileñas de teléfonos móviles. Los operadores locales crearon largas listas de espera pero se dieron por vencidos al tomar conciencia de que Apple no enviaría más aparatos en lo inmediato.
A falta de alternativas, brasileños acomodados que ansían tener iPhones, iPods o iPads los compran fuera de Brasil --o en el mercado negro local, donde pueden llegar a costar el doble o el triple del precio sugerido por el fabricante--. Aun pagando precios inflados, Apple no ofrece a los brasileños una asistencia técnica adecuada. Es difícil imaginar una marca internacional que trate a un grupo tan inmenso de potenciales clientes con semejante desdén despreocupado.
En marzo, el diario brasileño O Globo informó que el máximo responsable ejecutivo de Apple, Steve Jobs, había sido invitado por la ciudad de Río de Janeiro, que será sede de los Juegos Olímpicos 2016, para abrir la primera tienda de la empresa en Brasil. Jobs respondió: “Ni siquiera podemos exportar nuestros productos con la disparatada política de impuestos terriblemente altos de Brasil. Esto hace que invertir en Brasil resulte muy poco atractivo. A muchas empresas de alta tecnología les ocurre lo mismo”.
Es verdad que la carga tributaria brasileña raya en lo obsceno; también hace que los aparatos electrónicos importados vendidos en Brasil se cuenten entre los más caros del mundo. Pero esto no impidió a los principales competidores de Apple abrir numerosas tiendas en Brasil, y transferir parte de su fabricación al país en reconocimiento al gran potencial de mercado --sin hablar de los amplios incentivos fiscales ofrecidos por los gobiernos locales.
Un ejemplo es Samsung Electronics Co., de Corea del Sur, que acaba de comenzar a vender su nueva Galaxy Tab en Brasil. En tanto el iPad todavía no fue introducido en Brasil, la tableta de Samsung ya se fabrica en Campinas, una ciudad en el interior del estado de San Pablo.

Sao Paulo





© 2019 Republica Media Group todos los derechos reservados.