Apasionada del Caribe
Enviar

Apasionada del Caribe

Una fiesta de cultura negra


Hay cosas o circunstancias que pueden impactar tan fuerte en algunas personas que se vuelven inseparables para el resto de sus vidas. Eso le pasó a Eugenia Barrionuevo y ella está feliz de haber sido “secuestrada” de esa forma.
En esta Costa Rica pluricultural en la que vivimos, nuestra cultura nace de la fusión de varias de ellas que dan origen a lo que somos.
Y en ese crisol donde arden las culturas, la de la raza negra ha tenido la fuerza y la sabiduría para conservar intacta, a pesar de las adversidades (¡esclavitud!) su más preciado tesoro, ese que no puede adquirirse con  dinero, su cultura.
Sus mejores rasgos habitan en el día a día de los costarricenses aunque no nos demos cuenta por ser ya tan parte nuestros.
Un simple ejemplo basta para ponerlo de relieve: los ritmos que animan la mayor parte de nuestras fiestas, tienen su más lejano origen en los potentes tambores que resonaban en África haciendo lo mismo que hacemos ahora, comunicar, disfrutar, emocionarnos.
Eugenia Barrionuevo nació en san José, pero cuando tuvo oportunidad de conocer el Caribe decidió que su vida estaría siempre ligada a el.
Eugenia “pinta desde muy chiquita”, según cuenta su madre. Solo que entonces no sabía que llegaría a ser pintora.
Primero fue artesana y hace unos 20 años nació de sus pinceles “la primera negrita”.
Su bisabuelo era negro y según parece, de esa parte de su familia vino ya una conexión con el arte.
“Lo más importante para mi de la cultura negra es el color- dice Eugenia – ahora vivo en el Caribe, en Cahuita, y mi desarrollo artístico es por eso más fuerte”.
A ella todo la inspira y su vida cotidiana incluso se convierte en una obra porque tiene un diario en el cual pinta en vez de escribir, sus vivencias diarias.
Sus cuadros son un maravilloso viaje a la cultura y la vida de los negros, en espacial de sus mujeres. Usted puede hacer esa maravillosa excursión de alto valor emocional y artístico, en la Galería de Arte del Instituto Nacional de Aprendizaje a partir de ayer, en que se inauguró esa muestra.
Pinta arte Naif, Eugenia, ya que al igual que la mayoría de quienes se expresan por medio de ese movimiento, es una auténtica autodidacta.
Los creadores del arte Naif, no tuvieron formación académica, ya que en su mayoría deseaban y desean huir del academicismo para conseguir unas manifestaciones artísticas menos contaminadas por los convencionalismos.
El artista Naif concibe el arte no como algo reflexivo y trascendente, sino como reflejo de la tranquilidad y despreocupación que otorgan a la existencia.
Curiosamente, a pesar de esto y del feliz disfrute que es la obra de Eugenia Barrionuevo, como explosión de vida y color, nos deja además una más clara conciencia de cuan rica es nuestra cultura.
Sus cuadros son adquiridos por algunos coleccionistas nacionales y en los últimos tiempos sus contactos con el resto del mundo los llevan también a otras latitudes.
Este acertado programa de exposiciones del INS, nos da cada mes la posibilidad de estar muy cerca de las obras de artistas que quizás no conocemos pero cuyas creaciones son capaces de fascinar.
Si puede, no se las pierda ya que esa galería no es únicamente para el gozo de los alumnos del INA y sus familias, sino para cualquiera de nosotros que quiera darle un regalo de emociones y nuevos aires a la vida. Su horario es de lunes a viernes de 7am. a 3pm. y su entrada gratuita.
A partir de ayer, la Galería INA vibra en los tonos de la cultura de las negras y los negros de nuestro Caribe.

Carmen Juncos y Ricardo Sossa
Editores jefes
[email protected]

Ver comentarios