Logo La República

Sábado, 17 de noviembre de 2018



GLOBAL


Ambientalistas desafían plan de Trump de explotación del Ártico

Bloomberg | Viernes 05 mayo, 2017

Barack Obama puso esas áreas fuera de los límites de nuevos arrendamientos petroleros. Bloomberg/La República


Grupos ambientalistas están desafiando el intento del presidente Donald Trump de restaurar contratos de arrendamiento para petróleo y gas en más de 125 millones de acres en los océanos Ártico y Atlántico, argumentando que un mundo en calentamiento no necesita los combustibles fósiles que contienen.

League of Conservation Voters, The Wilderness Society, Sierra Club y otros siete grupos de conservación presentaron una demanda en un tribunal federal en Alaska contra el intento de Trump de hacer que esta superficie esté disponible para una nueva generación de exploración petrolera. Barack Obama puso esas áreas fuera de los límites de nuevos arrendamientos petroleros.

"Si el presidente Trump fuera capaz de salirse con la suya, el país perdería una importante herramienta para proteger su interés vital en tener océanos y costas limpios y vibrantes", dijo Niel Lawrence, Director para Alaska del Consejo de Defensa de Recursos Naturales.

Los grupos están tratando de preservar las pasadas declaraciones de Obama que retiraron la mayoría de las aguas árticas de Estados Unidos y cerca de 4 millones de acres del Océano Atlántico a lo largo de la costa este de Estados Unidos de futuros arrendamientos de petróleo y gas.

La disposición fue usada previamente para preservar los arrecifes de coral y los terrenos de la morsa y los ecologistas dijeron que fue apropiado que Obama la usara para proteger las frágiles y remotas aguas del Ártico del desarrollo energético.

En una orden ejecutiva, Trump modificó el texto de tres de las directivas de Obama, por lo que ahora se refieren a un territorio completamente diferente previamente designado para protección en 2008.

Trump ordenó al secretario del Interior Ryan Zinke considerar la programación de nuevas ventas de derechos de perforación a lo largo de la costa de Estados Unidos, con un enfoque en las subastas anuales de territorio en el oeste y el centro del Golfo de México, los mares Chukchi y Beaufort al norte de Alaska y el Atlántico medio y sur.