Alternativas para la Tasa Básica Pasiva
Enviar

Alternativas para la Tasa Básica Pasiva

La Tasa Básica Pasiva (TBP) surgió como respuesta luego de la crisis de los años ochenta. En el apogeo de la crisis, el aumento en la incertidumbre y volatilidad de las tasas de interés hacían muy difícil poder tomar decisiones financieras. Los bancos no querían prestar con tasas fijas por el riesgo que corrían de que estas subieran. Entonces, los bancos optaron por ofrecer préstamos con tasas variables, que cada uno ajustaba regularmente a su discreción. Con el tiempo y para eliminar esta subjetividad, se optó por crear la TBP como referencia general para los préstamos en colones. Esta se calcula como la tasa de interés bruta promedio de las operaciones de captación realizadas por los intermediarios financieros, el Gobierno de la República y el Banco Central de Costa Rica, entre 5 y 7 meses.
El significativo aumento que ha tenido la TBP en el último año ha llevado a muchos a cuestionar las oportunidades y los incentivos que existen para afectar esta tasa. El argumento es que la concentración en las captaciones de Banca Estatal –que hoy determina el 80% de la tasa – a su vez fija las cuotas de a mayoría de sus créditos en colones.
Una opción para mejorar el cálculo de la TBP es ampliar o cambiar el plazo de referencia. El objetivo de esta tasa es que las operaciones referenciadas a ella se ajusten a la tasa de mercado vigente. Desde la introducción de la TBP las características del mercado financiero nacional han evolucionado y se ha ampliado considerablemente el plazo en que se realizan operaciones. Hoy el mercado primario y secundario de bonos es más representativo entre uno y dos años.
Por esta razón, también se puede pensar en cambiar su medición por la tasa de los bonos de Gobierno a plazos más representativos. Las principales ventajas de esta opción son la liquidez de los estos bonos, que sus valoraciones incluyen el riesgo de liquidez y que tienen un riesgo crediticio uniforme. Además, por ser parte de la curva de rendimiento soberana permite el desarrollo de instrumentos de cobertura de riesgo de tasa de interés, pudiendo calcularse tasas de interés futuras.
Alternativamente, se puede pensar en la tasas a un día plazo en el Mercado Interbancario de Liquidez del Banco Central de Costa Rica. Esta opción tiene el atractivo de que refleja la Tasa de Política Monetaria del Banco Central. Por un lado, esto le da más efectividad a los instrumentos de política monetaria, pero es poco representativa de las condiciones de mercado reales al no considerar los precios del riesgo de crédito y liquidez.
La TBP es uno de los indicadores económicos más importantes del país. Su valor determina las cuotas los créditos y afecta el desempeño macroeconómico del país. No esta de más aprovechar la coyuntura para evaluar la conveniencia de mejoras o cambios luego de más de veinte años de uso, durante los cuales el panorama del sistema financiero ha cambiado mucho. En este ejercicio no se debe dejar de lado revisar el uso generalizado de la tasa LIBOR para los créditos en dólares, ya que esta tasa no refleja necesariamente el valor de los mismos localmente.

Pablo Villamichel
[email protected]

Ver comentarios