Aliado de Merkel ve consenso para bajar impuestos en Alemania
Peter Altmaier, jefe de gabinete de Merkel y ministro de Finanzas interino. Bloomberg/La República
Enviar

Bajar los impuestos a la renta en Alemania emerge como terreno común en momentos en que la canciller Angela Merkel y sus posibles socios buscan conformar un inédito gobierno de cuatro partidos.

“Creo que todos coinciden en que podemos instrumentar un alivio para las personas de ingresos medios y bajos, los detalles de cómo hacerlo emergerán de un debate”, dijo el domingo Peter Altmaier, jefe de gabinete de Merkel y ministro de Finanzas interino, al canal de televisión ARD.

Todo está todavía en juego mientras explora una alianza el bloque que lideran los democratacristianos de Merkel, los demócratas libres favorables al mercado y los verdes, pero el auge económico de Alemania y un legado de presupuestos equilibrados durante la gestión de Wolfgang Schäuble parecen abrir la puerta a un moderado alivio impositivo.

Criticado por Estados Unidos y organismos internacionales por su superávit de cuenta corriente, el gobierno de Merkel se ha visto presionado a impulsar la demanda local en la mayor economía de Europa.

En la cuarta gestión de Merkel habrá margen para un gasto adicional limitado al tiempo que se mantiene el equilibro presupuestario, dijo Altmaier. Rehusó hacer declaraciones sobre un artículo de la revista Der Spiegel donde se indicaba que Alemania podría tener este año un superávit presupuestario de 14 mil millones de euros ($16.300 millones).

Cinco semanas después de la elección alemana, los cuatro partidos —el bloque de Merkel comprende a la Unión Demócrata Cristiana y la Unión Social Cristiana de Baviera—, aún no han llegado a un acuerdo sobre políticas clave como el futuro de la zona del euro, la protección del clima y la reforma de la inmigración.

La economía alemana no se verá afectada por las prolongadas conversaciones de coalición, dijo S&P Global Ratings, y confirmó su calificación “AAA” a largo plazo. Alemania acatará una regla de la Unión Europea que limita la deuda al 60% de la economía para 2019, con ayuda de superávits fiscales de alrededor de 0,2% del PIB hasta 2020, dijo S&P.

Merkel ganó la elección del 24 de setiembre con el menor porcentaje de votos de su bloque desde 1949, lo que genera un panorama político fragmentado. Los gobiernos de coalición son habituales en Alemania, si bien Merkel explora una opción inédita en el plano nacional.

Una reunión de los líderes de los partidos de la posible coalición realizada en Berlín “fue positiva para la atmósfera, aunque las cosas no se resolvieron en apenas una noche”, dijo a la prensa Horst Seehofer, presidente de la Unión Social Cristiana.

Los partidos se han fijado mediados de noviembre como plazo para determinar si hay suficientes elementos en común como para establecer conversaciones oficiales sobre una coalición.

“En estos días hay muchas conversaciones, lo cual es un indicio positivo, mi opinión personal es que luego de las primeras conversaciones estamos más cerca de iniciar negociaciones de coalición de lo que parecía hace dos o tres semanas”, dijo Altmaier, uno de los colaboradores más cercanos a Merkel.


Ver comentarios