Enviar
¿Alguien sabe qué es Yahoo!?
La empresa contrató como CEO a la ex Google Marissa Mayer. Los desafíos para revertir la caída

A ver lector de esta columna. ¿Qué es para usted Yahoo!? ¿Es una empresa de tecnología, es una empresa de Internet o es una empresa de medios? No se desanime si no sabe la respuesta. Este columnista tampoco lo sabe. Y hay algo más grave aún: ni siquiera lo saben los directivos y los gerentes de Yahoo!
Sí, los mismos directivos que, en los últimos meses, fueron cambiando una y otra vez de estrategias y presidentes ejecutivos. Y que la semana pasada sorprendieron con la noticia de que habían contratado, como nueva CEO, a Marissa Mayer, la exejecutiva de Google que estuvo detrás de exitosos productos como Gmail, Google Noticias y la interfaz despojada de Google, entre otros.
Mayer tiene ahora, delante de sí, un desafío enorme. Yahoo! fue, de algún modo, un sinónimo de aquella primera explosión de Internet de mediados de los noventa. Momentos en que el mundo iba descubriendo las maravillas que esta nueva herramienta puede lograr, con solo conectar una computadora en casa o en el trabajo.
En ese contexto, Yahoo! largó en punta, mediante un servicio de altísima calidad, que incluía tanto un muy buen buscador (competía contra Altavista), así como servicios de información confiables.
Pero después vino Google, explotó la primera burbuja puntocom, la banda ancha se popularizó, llegaron las redes sociales, la Web 2.0 transformó a los usuarios en productores de información, y la Internet pasó a estar en todas partes, en cada lugar donde haya un dispositivo conectado.
Cada una de estas transformaciones en el ecosistema digital significó un nuevo golpe de puño en la frente de Yahoo!, que nunca pudo acomodarse a la nueva realidad y responder de forma adecuada. En un momento, los directivos decidieron transformarla en una empresa de medios de comunicación, pero no tenían esa experiencia y ni siquiera significaba la salvación. Solo es cuestión de observar cómo sufren las empresas de comunicación hoy en día.
Como resultado de tantas idas y vueltas, Yahoo! hoy es vista como sinónimo de lo viejo, de la era de las primeras PC con monitor de tubo y módem telefónico. Sus servicios online y aplicaciones están cargados de elementos poco útiles y que, con frecuencia, funcionan mal. Los usuarios se quejan, los gerentes no saben qué hacer, se necesita un mago o un bombero que apague tanto fuego.
¿Será suficiente? En principio, Mayer deberá reordenar la nave, darle un rumbo preciso, y alinear la tropa. En el futuro, Yahoo! podrá ser una empresa de medios, un gran buscador basado en publicidad online, una red social con foco en los usuarios. Puede ser distintas cosas, pero no será nada si no define correctamente el rumbo. Mayer lo sabe, y ahora debe actuar.

Por Ricardo Braginski
[email protected]

Ver comentarios