Logo La República

Jueves, 19 de mayo de 2022



NOTA DE TANO


Alajuelense hincó al campeón en cierre de infarto

Gaetano Pandolfo gpandolfo@larepublica.net | Martes 10 mayo, 2022

José Miguel Cubero convirtió La Catedral en manicomio

En la recta final del Clausura, el Herediano ganó un par de juegos en la “Saprihora”.

Insistió e insistió en ofensiva, hasta que halló su premio. Su técnico, Jafet Soto acertó en las variantes, el equipo rompió las retaguardias rivales jugando por los costados, resquebrajaron las zonas centrales del enemigo y llegaron a los cordeles.

Contra el Alajuelense y con un hombre más en la cancha, el campeón nacional no estuvo fino en su zona de ataque y no repitió la forma de juego que lo hizo triunfar en partidos apretados anteriores.

Lea más: Herediano toca puerta en la azotea

Y, se presentó un detalle táctico que retrató nítidamente lo anterior. Sin la claridad para romper el bloque defensivo del León, que después de la expulsión de Leonel Moreira se aferró a un 4-4-1, el Team se apresuró a buscar el gol con remates de media distancia, en lugar de buscar el espacio por la ruta correcta.

Jefferson Brenes (tres veces), Kennedy Rocha (2) y Aarón Salazar (1), trataron de sorprender al novel portero Miguel Ajú, con remates lejanos, en acciones apresuradas que debieron ser conducidas por diferentes senderos. Por cierto que Ajú entró como todo un veterano y le paró a Gerson Torres un remate a quemarropa de red.

Alajuelense jugó “cómodo” con el punto de oro que se trajo de Grecia, cuando empató también con 10 jugadores. La matemática decía que si caía con el Team, no perdía el primer lugar de la clasificación, lo que ayudó y mucho mentalmente.

Lea más: Alajuelense, el equipo vanguardista de su gente

Por eso, el León sostuvo firme el 1-1, soportó el chaparrón del monarca, tuvo suerte en un par de acciones donde el balón no fue a los cordeles “caprichosamente” y en el cierre, se cumplió la trillada frase de que el fútbol da revanchas y con el gol de José Miguel Cubero, por aquello también de que no hay peor cuña que la del mismo palo, la feligresía manuda convirtió La Catedral en un manicomio, pues para los fanáticos del León, el remate alocado de Cubero a la red, significaba “la sacada de clavo” de aquel juego con cierre de infarto, cuando Yendrick Ruiz le “robó” el título a los anfitriones a pocos minutos de su coronación.

Con su triunfo, Alajuelense amarró el primer lugar de la etapa de clasificación y se aseguró un espacio en la final por el título. Mínimo es subcampeón nacional.

Herediano con 32 puntos, para sostener el segundo lugar, deberá derrotar a Guadalupe y a Pérez Zeledón, para no llevarse un susto y ser superado por sus escoltas: Cartaginés y San Carlos con 31 unidades.

gpandolfo@larepublica.net

NOTAS ANTERIORES








© 2022 Republica Media Group todos los derechos reservados.