Ajedrez sobre dos ruedas
En la televisión se aprecia a los ciclistas rodando en paisajes espectaculares, pero en realidad esto es un juego de ajedrez donde cada movida es crucial y puede significar el fracaso o el éxito. Shutterstock/La República
Enviar


El ciclismo es un deporte de equipo, contrario a lo que los observadores casuales del deporte pueden pensar. Aunque solo un ciclista gana, su victoria se debe probablemente al uso eficaz de tácticas de equipo trabajadas a lo largo de la carrera.

Un equipo de ciclismo alinea un escuadrón de pedalistas para una carrera de ruta en la que todos tienen una tarea específica.
En el caso de la Vuelta a Costa Rica, los equipos entrenan antes de cada fecha para preparar el torneo.

Óscar Herrero, gerente deportivo del equipo Nestlé Giant, y el ciclista Román Villalobos conversaron con ACCIÓN para analizar la preparación antes y durante una competencia de tan alto calibre.

“Primero seleccionamos a nueve o diez ciclistas dentro de la nómina para luego escoger a los siete mejores. Esto va a depender mucho del recorrido”, afirmó Herrero.

El primer paso es analizar la topografía que tendrá la ruta, luego se analiza la capacidad de los otros equipos rivales y finalmente se plantea una estrategia grupal.

“Uno plantea la carrera la noche anterior, se plantea lo que se quiere hacer, el ciclismo es como jugar ajedrez con seres humanos montados en una bicicleta. Agarramos los listados de los contrincantes y revisamos sus tiempos para ver quién es más peligroso y de esta manera se hacen las marcas”, añadió Herrero.

De esta manera los capos o líderes se marcan entre sí y los pacistas trabajan por anillos para los principales pedalistas.

Con una estrategia a nivel macro ya estudiada, luego solo queda esperar a que etapa a etapa se modifique el esquema según el rendimiento de los pedalistas del equipo, así como el de los adversarios.

Aunque a pesar de tener el mejor planteamiento, la carrera es la que definirá el paso y movimientos.

“A veces todo el plan que teníamos se viene abajo por alguna falla mecánica o simplemente por rendimiento, como no dar la talla en el momento, es ahí cuando el técnico debe comunicarle a su equipo los cambios formulados y se cambia inmediatamente la estrategia. Pero en otras ocasiones el plan sale a la perfección y es lo más bonito saber que el estudio previo se hizo a la perfección, significa que supimos atacar las debilidades y aprovechar nuestras fortalezas”, dijo el gerente deportivo de Nestlé Giant.

La logística dependerá en gran parte de la ideología del equipo, hay casos de ciclistas defensivos, a como hay pedalistas agresivos que atacan cuando menos se espera.

“Uno ya tiene una idea de cuáles son los sectores en los que se ataca, para un radioescucha o televidente debe ser muy interesante, pero los que estamos adentro ya sabemos lo que se avecina, es en los momentos de ataque inesperados que un plan se puede desarmar”, aseguró el ciclista Villalobos.

Este trabajo en conjunto no se detiene, y al igual que en las carreras de autos, los ciclistas se relevan el uno al otro para romper la resistencia del viento, lo que permite que la aerodinámica haga que el pedaleo de sus bicicletas sea más sencillo y más rápido de lo que sería, si fueran pedaleando contra el viento por su cuenta.

Estas son las principales fases de una carrera y la manera en que se mueve el tablero es más complicada de lo que se ve.

 

 

Ver comentarios