Advocacy: un proceso de cambio
Enviar
Advocacy: un proceso de cambio

El término advocacy es una tendencia que va más allá de los líderes de opinión y de las instituciones tradicionales, ya que ubica en gente común el poder de guiar a otros

Melissa González
[email protected]

El liderazgo es cada vez más valorado en la actualidad y una cualidad imprescindible en las organizaciones.
Un término que se relaciona con esta fuerza de poder trabajar o dirigir un grupo y se escucha con más frecuencia es “advocacy”, que se refiere al proceso en el que personas con determinadas características son capaces de mover a las masas desde su tribuna, generando adeptos y defensores de causas, ideales, proyectos, marcas u organizaciones, según lo define la empresa chilena de comunicaciones Extend, en su página Web.

“Esta nueva tendencia va más allá de los líderes de opinión y de las instituciones tradicionales, ya que el advocacy ubica en gente común el poder de guiar a otros. Ellos son los llamados advocates”, se incluye en el sitio.
Se dice que al término común de cabildeo hoy se le llama advocacy y se refiere a la forma o vía de trabajar con personas, grupos u organizaciones, para lograr cambiar lo ya existente y poder tener un consenso sobre los ajustes que dicho cambio vaya a tener o vaya a impactar, explicó Humberto Quirós, consultor de recursos humanos y vicepresidente de Recursos Humanos de la empresa Gildan Regional.
El advocacy conlleva a todo esfuerzo que se haga por influir sobre personas, percepciones, políticas públicas, decisiones y opinión pública acerca de un asunto específico o sobre el clima o ambiente alrededor de todas aquellas acciones que se vayan a tomar y que generarán algún cambio o ajuste.
“No es simplemente hablar, o hablar bien, es capturar la atención hacia el asunto que se desea para luego influenciar y dirigir a aquellos que son los que toman las decisiones sobre el asunto en cuestión”, explicó Quirós
Toda actividad derivada del advocacy puede ser de corto, mediano o largo plazo, pero todas se encaminan a una sola visión de futuro.
“Le llamaría el plan de comunicación estratégico necesario para alcanzar un resultado, que no puedo cambiar y que entonces debo llevar a la persona, personas o grupos hacia ese estado final en una forma consensuada”, agregó el especialista.


Advocacy en las empresas

Desde la óptica empresarial, es importante manejar esta herramienta para poder dirigir los procesos organizativos y de comunicación. En la medida en que se ayude a una mejor toma de decisiones empresariales, hacer un buen proceso de advocacy es positivo para la empresa. Dentro de esta metodología, debería contemplarse:

• Analizar y presentar claramente qué situaciones o problemas existen y cuál es su alcance.

• Ideas y planteamientos para poder comenzar un cambio o giro hacia la nueva situación “ideal”.

• Prever qué pasa si no se consigue el cambio, y las implicaciones a medio y largo plazo.

• “Call to action”, es decir, poner en ejecución lo que se debe hacer, llamar a la acción.

Fuente: Enrique Galindo, vicerrector de Relaciones Externas de ULACIT

Ver comentarios