Adultos no deben “huir” de la vacunación
“Es indispensable desterrar mitos y creencias falsas porque las inmunizaciones son seguras y efectivas para mantener el cuerpo sano”, instó Daniel Stamboulian, presidente de la Fundación Centro de Estudios Infectológicos. Esteban Monge/La República
Enviar

Los esquemas de vacunación para menores de edad se cumplen; contrario a los adultos, quienes recurren a inyecciones cuando son requisito para un viaje o hay una enfermedad, y no para prevención.

Las vacunas son tan importantes en la adolescencia y en la vida adulta como en la infancia, tanto así como una buena alimentación, el descanso y el ejercicio para mantener el cuerpo sano.

Además, previenen una gran cantidad de enfermedades y evitan la propagación por medio del contagio.

“Existen enfermedades prácticamente erradicadas gracias a la vacunación pero, si dejamos de aplicarlas o no completamos las dosis, estas y otras afecciones volverán a propagarse. Muchas complicaciones, secuelas y muertes podrían evitarse si más adultos reclamaran la aplicación de las vacunas”, afirmó Daniel Stamboulian, presidente de la Fundación Centro de Estudios Infectológicos.

Por esto, desde hace 15 años esa fundación trabaja en aumentar la vacunación de los adultos.

Un ejemplo es la vacuna contra la neumonía provocada por neumococos, que es fundamental después de los 50 años. También se debe aplicar a personas con enfermedades crónicas como diabéticos, cardiópatas, inmunocomprometidos y fumadores o alcohólicos.

Estos grupos tienen más riesgos de padecer infecciones respiratorias que pueden complicarse en neumonía.
“La protección de la vacuna disminuye enfermedades y muerte. La gripe y el neumococo matan a muchas personas, se calcula que producen muchos gastos; por ejemplo en Estados Unidos 5 mil personas mueren por este mal”, agregó Stamboulian.

Otro ejemplo de que los adultos “huyen” de las inyecciones y las complicaciones que esto trae se refleja en la jornada de vacunación que la Caja desarrolla contra la influenza.

De las 130 muertes ocasionadas por influenza el año pasado, un 93% eran personas que por sus condiciones de edad o salud podrían haberse vacunado y no lo hicieron.

A la fecha, el 15% de la personas con problemas cardiacos se ha vacunado. Solo un 36% de la población diabética se ha protegido y apenas el 22% de las personas con obesidad mórbida.

Protegidos

La vacunación puede significar la diferencia entre la vida y la muerte. Las infecciones prevenibles matan más que el sida, el cáncer y los accidentes de tránsito.

En el país, el esquema básico administrado por la Caja protege contra:
Tuberculosis
Hepatitis B
Meningitis
Poliomielitis
Difteria
Tosferina
Tétanos
Sarampión
Rubéola
Paperas
Influenza

Fuente: Programa Ampliado de Inmunizaciones de la Caja

Ver comentarios