Enviar
Adiós a un maestro
El cantautor Fidel Gamboa fue enterrado ayer con la presencia de familiares, amigos y seguidores

Con música y un grupo numeroso de familiares, artistas y seguidores, el cantautor nacional Fidel Gamboa fue despedido ayer en una ceremonia privada en Jardines del Recuerdo, Heredia.
La voz del grupo Malpaís y defensor a más no poder de las raíces costarricenses, recibió santa sepultura con sus seres cercanos y una breve presentación musical que en vida tanto él amó.
El grupo Editus dedicó tres canciones en tributo al artista acorde con la actividad, luego de la misa solemne.
Una de ellas fue el “Ave María”, tema que el mismo Gamboa entonó pocas horas antes del último concierto que dio el sábado anterior junto a su agrupación, según comentó Manuel Obregón, ministro de Cultura y miembro de Malpaís.
Entre quienes asistieron al sepelio resaltaron el talento que tuvo Gamboa y también su personalidad amable, humilde y siempre entregada a lo que hacía.
“Es un momento muy conmovedor, su música va a quedar en el corazón de la gente. Fidel deja un gran legado como persona, músico, compositor, protector del medio ambiente”, afirmó Humberto Vargas.
“Fidel fue un gran hombre, amigo, compañero que estuvo siempre a gran disposición, siempre estaba metido en grandes causas. Nos conocemos desde los 15 años, anduvimos en muchos proyectos, música para película, comerciales para televisión, conciertos y música de cámara”, explicó Arnoldo Herrera, amigo de Fidel y productor de conciertos.
“Creo que Costa Rica pierde a su compositor más prolífico, era un hombre que tenía mucho por delante; nos dejó antes. Creo que habrá un antes y después de Fidel en la música costarricense”, añadió Herrera.
Fidel Gamboa desde pequeño mostró que llevaba el amor por el arte y la música en sus venas. Comenzó estudiando clarinete y se graduó del Conservatorio Castella en Saxofón, luego estudió Historia del Arte en la Universidad de La Habana.
Al volver al país fue contratado como profesor en la Escuela de Música de la Universidad Nacional en los años 80, y fue uno de los principales promotores del Taller de Jazz de la UNA, con el que estrenó muchas obras dentro de este género.
Fidel también fue músico, compositor, arreglista o cantante en más de 30 discos y sus canciones han sido grabadas por Rubén Blades, Pedro Aznar, entre otros artistas.
El artista recibirá un homenaje el sábado 3 de setiembre a las 5 p.m. en el Conservatorio Castella. Se espera que esta sea la primera de varias actividades en las que se recordará su legado.

Carolina Barrantes
[email protected]


Ver comentarios