Enviar
Lunes 21 Mayo, 2012

Acuerdos, pacto, negociación...

Acuerdo, pacto, consenso, negociación, alianza, diálogo, no importa el término, de antemano se descalifica, se sataniza y se convierte en sinónimo de malignidad.

Un país que pierde su capacidad de diálogo entre los diferentes actores sociales, políticos y económicos está condenado no solo al fracaso sino al progresivo retroceso y autodestrucción.
Costa Rica se construyó gracias a la capacidad de un pueblo y sus líderes de llegar a acuerdos, los pactos eran celebrados y hasta rememorados como parte de la historia; el país progresó y fue diferente en medio de una región convulsa en la que, precisamente, la falta de diálogo para llegar a construir instituciones como el Seguro Social ahondó las diferencias sociales y atizó la lucha armada.
Tengo presente la imagen de Calderón Guardia montado en un jeep al que invitó a subir a monseñor Sanabria y a Manuel Mora, en un acto sin precedente, para festejar la incorporación del Capítulo de Garantías Sociales en nuestra Constitución, y me pregunto, cuál sería hoy el titular de los medios.
Asistí a la Casa Presidencial, junto con mi fracción a reiterar mi fe en la democracia, en que podemos ser capaces de construir en beneficio de nuestro pueblo, y no acepto se busque la forma de desvirtuar lo actuado.
Quiero dejar claro ante la opinión pública y en especial ante los socialcristianos, que yo no he renunciado jamás a la Alianza ni he puesto condiciones para apoyarla, y que más bien nuestra posición es de ratificar nuestra permanencia y exigir de otros claridad con respecto a sus intenciones.
Somos la fracción mejor conformada, de más experiencia y capacidad para ejercer el control político y no vamos a renunciar a hacer los señalamientos y denunciar todo aquello que vaya en contra de los intereses del pueblo. En este sentido, el día de hoy pedimos que se dé especial atención y pronta respuesta a las denuncias que presentemos ante el Ejecutivo.
El tema social con énfasis en la Caja, fue tratado con firmeza, advirtiendo que a través del dictamen de Comisión se exigirá se lleve a los tribunales a los responsables del deterioro de la institución. De igual manera se pidió a la Presidenta trabajar en conjunto para presentar al país, en corto plazo, una respuesta integral que nos permita garantizar el fortalecimiento de la Caja, su financiamiento y reestructuración, lo cual fue aceptado.
Acudir al llamado de la Presidenta, no significa claudicar en mis ideales socialcristianos, ni pactar con el PLN, ni dejar a un lado la lucha por proyectos a favor de la niñez y la mujer, ni renunciar al control político; no es un acto de traición, ni entrega, es actuar con madurez ante una realidad que nos agobia.
Costa Rica necesita fuentes de trabajo, infraestructura, inversión en Edad Temprana, presupuestos claros en donde se eliminen planillas paralelas, asesorías innecesarias, mecanismos para evitar la evasión y una mejor recaudación.
En el pasado el diálogo fue siempre la mejor vía para la construcción de una patria solidaria, pujante y en crecimiento.

Gloria Bejarano Almada
Diputada