Enviar
Umbral y el Ministro de Seguridad
Francisco Villalobos 10-9-07


Que el Ministro de Seguridad tenga a sus contadores dándole explicaciones respecto de las inconsistencias en sus declaraciones y que eso haya hecho noticia, no hace más que recordarnos lo delicado que es este tema de los impuestos. Ultimamente se ha movido mucho el tema fiscal y los abundantes resultados de recaudación nos recuerdan la importancia de una gestión eficiente, de la generación de riesgo e igual percepción por parte de los contribuyentes y evidentemente, el reflejo del dinamismo de la economía en la recaudación, especialmente en impuesto de renta.
Los ricos y famosos (no todos los famosos son ricos ni todos los ricos son famosos) no son solo presa de topos, paparazzi y ridículos bailes públicos donde los visten de piratas y bailan swing (diz que para un sueño) sino también, como aprendemos del tema de la publicidad, de la auditoría fiscal del ministro Berrocal, del taxman. Es el precio del channel number 5 y de Le Chandelier, o bueno, de ser Ministro. Yo sé que a los libertarios les parece abominable esto de los impuestos y que alguna gente considera que estaríamos mejor sin Estado. Pero por más mejoría en la recaudación, el gobierno de Arias se aleja de bajar la carga y se apresta a enfilar baterías hacia la reforma fiscal post referéndum. Y entonces lo que hemos visto del Ministro esta semana, será pan de todos los meses en nuestro medio. El morbo ajeno es una cosa terrible para las finanzas, o dicho en tico, no pueden ver a un pobre acomodado. Por eso es aconsejable la consistencia, la coherencia y el sentido común en esto de las declaraciones de impuestos. O sea, si usted anda un X5, vive en algún condominio decorado a lo Lifestyle y es amigo de Tony el de Il Retorno en la Casa Italia, asegúrese de tener un buen contador y un buen contador no es el que esconde sino el que planifica. Es eso de pagar menos impuestos sin quebrantar la ley. Si no que lo digan los asesores del señor Ministro, que deben estar como palo de lora estos días. Esta columna de hoy no les cuenta, como la anterior, cuándo se puede deducir o no deducir un gasto o alguna sentencia interesante. Ya tendremos tiempo y de paso los invito al seminario sobre cierre fiscal, donde de eso es lo que mas se habla. Pero es que había pensado hacer hoy una reseña del aporte de Francisco Umbral, escritor, pensador, columnista y “domador de palabras” que murió estos días en Madrid, un poco antes que Pavarotti (morirse al mismo tiempo que Pavarotti debe ser como cumplir años un 31 de diciembre).
Paco Umbral tocaba constantemente el tema de los impuestos, como tocaba temas de literatura, de la farándula, de la realeza y de la política externa de Europa en sus columnas en El Mundo. En julio de este año, escribió algo con lo que desde esta columna de impuestos, le rindo tributo póstumo a Umbral, a quien vamos a echar de menos: “El programa de Rajoy tiene tres objetivos inmediatos: sanear la economía española, que sigue siendo capitalista en pobre, facilitar la vida a todas las industrias españolas de creación y mejorar en el buen sentido todos los controles del euro en todas direcciones, con lo que la perspectiva fiscal va a mejorar notablemente.” Capitalista en pobre, en una frase, a lo Umbral, se resume quizá también nuestra propia realidad. Si no, es una buena frase para pensar sobre nuestro sistema.
Ver comentarios