Logo La República

Sábado, 25 de mayo de 2024



FORO DE LECTORES


Aclaración: Islas of Manuel Antonio

Redacción La República redaccion@larepublica.net | Viernes 05 abril, 2024


AC



En relación con la nota publicada por el diario La República en su versión digital el lunes 1 de abril del 2024 bajo el título: ¿Una de las vistas más hermosas de Manuel Antonio fue arruinada por un condominio?”, la desarrolladora desea aclarar y exigir el siguiente derecho de respuesta:


Respetuosos siempre de la legislación costarricense, el proyecto ha cumplido con todos los requisitos y plazos que la ley establece, para el otorgamiento de los permisos necesarios para la construcción del Proyecto. Todos los permisos al día de hoy se encuentran en regla y vigentes. Por eso, aclaramos lo siguiente :

Primero : La afirmación errónea de “La tala de árboles en una zona que durante muchos años fue considerado territorio protegido en Manuel Antonio para construir un condominio (…)”, así como la aseveración de la señora Elizabeth Downey de que “Cortaron todos los árboles que estaban en la propiedad”, son absolutamente falsas y mal intencionadas. Así se le explicó detalladamente al periodista redactor de la nota dicha.

El reglamento aplicable cambió más de diez años antes que el propietario actual adquiriera el terreno y, gracias a ese cambio, fue que los vecinos aledaños (algunos de los que ahora se oponen al Proyecto) pudieron construir sus residencias y hoteles. Curiosamente, en el momento de sus propios desarrollados, no les importó el paisaje, ni la conservación del ambiente que ahora tanto alegan como afectados por el Proyecto.

En cuanto a los árboles, es de conocimiento de toda la comunidad quepeña, que de la propiedad de 25.000 m2 en que se construye el Proyecto, solo se utilizará una huella menor a los 2500 m2. El mismo Proyecto es el más interesado en preservar la mayor cantidad de terreno para la protección y aprecio de la flora y fauna en el sitio. Por ello, es comprobable y verificable que el área realmente boscosa dentro de la propiedad privada, permanece intacta al día de hoy (y así se mantendrá). Invitamos a los periodistas de La República, para que verifiquen con sus propios ojos, la existencia del bosque tal y como se mantiene al día de hoy .

El desarrollador, ha tomado todas las precauciones necesarias con criterios técnicos de profesionales idóneos para respetar y conservar dicha zona durante la construcción y operación del Proyecto. Sí es posible el desarrollo ordenado y a la vez en armonía con la naturaleza.

También es absolutamente falso, que algún animal o especie de flora o fauna nativa, se haya visto afectado o puesto en peligro, como se indica en la nota . Para hacer tales aseveraciones y publicarlas, son necesarias las pruebas y estudios técnicos que así lo demuestren, caso contrario quedan en puras conjeturas, especulaciones o supuestos sin fundamento.

También es falsa la aseveración que “desapareció todo el área boscosa”. Como se ha indicado, el Proyecto se edifica en un área calificada por las autoridades competentes como pastizal, que contaba con unos veinte árboles (plantados por los dueños anteriores) de especies no nativas ni amenazadas y que NO eran bosque, como maliciosamente se quiere hacer creer.

Dicha propiedad fue adquirida en el 2016, muchos años después que el reglamento aplicable al uso del suelo , se modificara y aclarara. Por lo que dichos cambios, no tienen relación alguna con el desarrollador actual.

Segundo: No existe un solo estudio técnico o legal que respalde la afirmación que el Proyecto afecte animales, menos a alguna especie de flora o fauna en específico. Por lo tanto, afirmaciones en ese sentido no son de recibo y quedan como simples especulaciones, no tienen sustento documental para poder realizarse y menos para publicarse. En consecuencia, es falso que el Proyecto afecte especies como el mono ardilla o los osos perezosos, como lo afirma, la publicación. La realidad muestra que las construcciones aledañas de casas y hoteles, algunos que pertenecen a los opositores del Proyecto, no han amenazado, afectado o exterminado ninguna especie, por lo que no tiene sustento legal, científico o técnico este tipo de afirmaciones, que sólo buscan la desinformación para la población.

Tercero: Es también falsa la afirmación de la nota de que “el proyecto no sólo afectaría la belleza escénica del lugar, si no que pondría en riesgo especies en peligro de extinción”. Al día de hoy , no existe un solo estudio técnico o ambiental que demuestre esa aseveración. El Proyecto cumple con toda la legislación vigente, incluida la ambiental, para permitir un desarrollo sostenible en comunión con la naturaleza.

También es absolutamente falsa la aseveración de la fundación que, sin ningún estudio o fundamento, dice que “el proceso de construcción causará un daño inmenso al ecosistema , incluida la erosión del suelo…”. Como demuestra semejante cosa? No puede, pues no existe.

Es falsa la afirmación de que el Proyecto vaya a causar “un daño inmenso a la comunidad ”. No hay prueba alguna. Mas bien la realidad es lo contrario pues se crearan puestos de trabajo directos e indirectos en la localidad de Quepos.

El Proyecto es un ejemplo a nivel nacional de construcción sostenible y economía circular. El material orgánico extraído se está reutilizando en el reforzamiento del dique del río Paquita, cubriendo el desarrollador los costos del equipo técnico y de la maquinaria necesaria para esa labor. En consecuencia, más bien se están resolviendo problemas de larga data que afectan a la comunidad, como son las inundaciones causadas por el río.

La realidad es que Islas of Manuel Antonio está generando un impacto muy positivo para Quepos , no solo creando desarrollo económico y social, sino también resolviendo problemas que afectaban a la comunidad desde hace mucho tiempo. El Proyecto impulsa la educación medio ambiental desde las edades más tempranas en alianza con la fundación “Kids Saving the Rainforest”, reconocida como una fundación real, con un interés genuino en la educación y conservación del medioambiente y, que no se presta a otro tipo de intereses privados de ninguna índole.

El desarrollador ha iniciado gestiones para la obtención de la bandera azul para construcciones sostenibles y certificaciones ambientales, que respaldará la sostenibilidad ambiental del Proyecto. Es esencial que la comunidad general se documente e informe adecuadamente, para no caer en la trampa de declaracione carentes de pruebas y sustento, generadas con la única intención de afectar el desarrollo de un cantón, que por años ha clamado por oportunidades reales y bien remuneradas para su gente y su bienestar general.

Instamos también a los medios de comunicación a documentarse y respaldar sus publicaciones con pruebas, no con ocurrencias y opiniones especulativas.

Costa Rica ha hecho una labor importante en la atracción de inversión extranjera, gracias a su seguridad jurídica y social. Por lo que este tipo de publicaciones afectan la imagen del país como destino seguro para las inversiones, una reputación que el país ostenta a nivel internacional y no debe poner innecesariamente en riesgo. No son de recibo informaciones infundadas que responden a intereses económicos privados opacos de algunos vecinos y en contrariedad del bienestar de la mayoría de la población.

La verdad fundamentada y comprobada a través de las acciones y documentación, es que Islas of Manuel Antonio va a ser un referente en construcción sostenible.

No permitiremos que se nos falte al honor o se insinúe acciones indebidas cuando todo se ha hecho en estricto apego a la legislación costarricense.









© 2024 Republica Media Group todos los derechos reservados.