Acero vegetal
Enviar

Acero vegetal


Es un tallo leñoso multifuncional,tan resistente que compite con el hierro y la madera; se utiliza para construir casas, puentes, muebles, e incluso, puede terminar en su mesa como un exquisito producto alimenticio. Por eso, Candilejas se dio a la tarea de investigar lo que es una nueva cultura, una muy productiva.
Es un recurso sostenible y renovable porque se automultiplica vegetativamente al no necesitar de semilla para reproducirse. Crece rápidamente, casi 11 cm por día; en sólo 6 meses puede lograr su altura total, mientras que en las especies maderables de reforestación, el tiempo es extremadamente largo para la obtención de resultados.
Hablamos del bambú, específicamente la especie llamdad “guadua”, una enorme riqueza ambiental, porque fija el dióxido de carbono (CO2), pues su madera no libera a la atmósfera el gas retenido después de ser transformada en elemento o de ser utilizada en construcción, sino que éste se queda fijo en las obras realizadas.
Como virtud, conserva los suelos, su siembra es ideal en áreas propensas a deslizamientos, derrumbes y erosión. Además, “siente”, pareciera que piensa como ser vivo que es, porque cuenta con la característica de retener agua, la que, sabiamente, libera a  los suelos en tiempo de sequía.
El bambú está compuesto por fibras que tienen cualidades superiores al hierro, pero es mucho más flexible y su costo menor.
Cuenta con cualidades comparadas con las del acero, y es ideal para construcciones antisísmicasy a menor costo que las tradicionales. Además de la madera y del hierro, puede competir con el plástico y hasta el concreto.
Los chinos lo utilizan hace más de tres mil años, y en Sudamérica se han encontrado construcciones con hasta nueve mil años de antigüedad; es, en fin, un elemento de la armonía total entre el ser humano y su medio ambiente.
Esta maravilla ha sido un recurso poco explotado y desconocido en nuestro país. Pero esto ya empezó a cambiar. Candilejas viajó a la Zona Sur del país, propiamente a Pedregosito de Pérez Zeledón, en donde se reunió con el visionario Manuel Retana, propietario de “Bambú Tico”, quien es pionero en Costa Rica de la industrialización del bambú “guadua” y del proceso industrial de su conversión a madera para la construcción, así como el uso de sus derivados.
Hoy, con el apoyo del Ministerio de Planificación (MIDEPLAN), y de su Viceministro Luis Fallas, se coordina la producción masiva de esta especie en la Región Brunca, ubicada al sur del país.
Se trata de un ambicioso programa, no solo por convertirse en una titánica bandera ecológica, sino porque además de conservar el ambiente, pretende dar empleo directo a 5 mil personas en un periodo de 7 años aproximadamente.
Para lograrlo, se cultivaría en un vasto terreno de cinco mil hectáreas, por lo que se ha fundado “Bambucoop”, cooperativa que ya cuenta con 60 miembros.
Fallas es el “articulador” del proyecto, en el que también participan, entre otros, el Ministerio de Agricultura y Ganadería, el INA y la Banca de Desarrollo.
Costa Rica importa hasta $95 millones en madera anualmente, proveniente de Estados Unidos y Canadá, de acuerdo con Fallas. Esos $95 millones no solo se quedarían en Costa Rica con este proyecto, sino que podrían triplicarse, convirtiendo al país en una potencia exportadora de la madera derivada del bambú y reforzando su autoridad ecológica a nivel mundial.
Usted puede ser parte del proyecto. Es una alternativa “verde” para crear empresas o microempresas que se dediquen al cultivo del bambú guadua, participando de una nueva cultura a partir de un cultivo no tradicional.
Como dice el dicho, “la unión hace la fuerza”, es un engranaje interinstitucional y empresarial, cuyo objetivo es sacar de la pobreza a las zonas más desfavorecidas del país, conservar el medio ambiente reduciendo también los costos de construcción y sus materias primas.
El proyecto presenta un sinnúmero de ventajas para la industria, una potencial y enorme rentabilidad, amplio protagonismo de nuestro bambú en los mercados internacionales y un desarrollo tecnológico eficaz para su procesamiento, tal vez, el mejor del mundo.

Carmen Juncos y Ricardo Sossa
Editores jefes
[email protected]

Ver comentarios