Logo La República

Viernes, 23 de agosto de 2019



NACIONALES


Glamping ofrece mayor cercanía con el entorno y comodidad

Acampar en tiendas de lujo le costaría entre $120 y $1.200

Tarifas y locaciones se ajustan a distintos gustos

Alexandra Cubero [email protected] | Viernes 09 agosto, 2019

Hans Pfister
“El glamping está buscando sacar a los viajeros de lo tradicional”, según Hans Pfister, gerente de Cayuga, administrador de Kinkára. Cortesía/La República


La abundante biodiversidad, pintorescos paisajes de montaña, playa o una combinación de ambas, así como el gusto de los viajeros impulsan el desarrollo del glamping en Costa Rica.

La construcción de un complejo de este tipo en La Fortuna, por parte de Nayara Hotels, y otro en Nosara, Satori Bubble, ambos con inauguraciones previstas para finales de año, son muestra de la expansión del modelo.

Lea más: Conozca los seis destinos costarricenses más populares de 2018

Se trata de una opción de hospedaje que rescata lo mejor de acampar -ubicación privilegiada y contacto con el entorno- con las comodidades propias de un hotel.

“En nuestro caso, es un concepto de carpas, similar a las de África, pero ambientado en Costa Rica y destacando su riqueza natural”, dijo Frederic Cappello, resort manager de Nayara Hotels.

Las formas y materiales de las carpas varían, así como la capacidad, menú de servicios y ubicación, entre una opción y otra.

Las locaciones van desde playa, tal es el caso de Faith Glamping Dome, en Manzanillo de Limón, e Isla Chiquita en el Golfo de Nicoya, hasta montaña, como sucede con Kinkára, en las faldas del Chirripó.

En general, las opciones responden a distintos presupuestos, exigencias y motivos de viajes, pero guardan en común la meta de sacar a los viajeros de lo tradicional y generar experiencias.

“Hay niveles de glamping, nosotros le apostamos a una experiencia de inmersión en la naturaleza, de bienestar, pero dentro del confort, sin salir de lo acostumbrado como viajero de lujo”, contó Hans Pfister, gerente de Cayuga, administrador de Kinkára.

Lea más: Millennials empujan desarrollo de hoteles alternativos

Baños de lujo, piscinas privadas, restaurantes con menú basados en productos frescos y actividades que aprovechan la belleza de Costa Rica es lo que encontrarán los viajeros entre las ofertas de glamping.


Algunas opciones


Si quiere experimentar el glamping, Costa Rica le ofrece opciones de playa y montaña.

Kinkára, Pérez Zeledón

Características

  • 35 carpas premium de lienzo Lotus Belle
  • Baños compartidos
  • Restaurante y piscina natural
  • Actividades como caminatas, mountain bike, yoga, sauna temazcal, ceremonia de cacao

Tarifa Unos $190 por tienda, ocupación doble con desayuno


Faith Glamping Dome, Manzanillo de Limón

Características

  • Combina selva y playa
  • Tres domos geodésicos, el cuarto se inaugurará el Día de la Madre
  • Alimentación y entretenimiento a cargo de pymes de la zona

Tarifa Unos $120 por pareja por noche con desayuno


Satori Bubble, Nosara

Características

  • Inicialmente, cuatro burbujas con cama matrimonial, mobiliario, minibar y baño
  • Piscina y solarium privado
  • Cerca del refugio de vida silvestre Ostional Guiones, y a cuatro minutos de Playa Pelada
  • Servicios complementarios como alimentación, masajes y clases de surf

Tarifa Aproximadamente $250 por pareja por noche


Nayara Tented Camp

Características

  • 29 carpas privadas con vista al volcán Arenal
  • Piscinas privadas para cada tienda, más una de uso común
  • Restaurante

Tarifa Aproximadamente $1.200 por habitación por noche, por soft opening


NOTAS RELACIONADAS