Millennials empujan desarrollo de hoteles alternativos
“Estamos apuntando a una variedad de clientes con base en sus deseos por vivir experiencias y en comunidad”, dijo Yoav Gery. Cortesía Selina/La República.
Enviar

Para los millennials, el hospedaje pasó de ser un elemento más en la planeación, a formar parte de la experiencia de viaje.

Esta mentalidad ha propiciado el auge de conceptos alternativos de hoteles dirigidos a esa población, tal es el caso de los “glampings”, o campamento de lujo, y hasta domos.

“Los millennials son gente que tiene claro que quiere disfrutar de experiencias, no quieren ser un número más, no quieren el típico hotel todo incluido”, dijo Andrea Sánchez, propietaria de Faith Glamping Dome.

Dentro de los “glampings” los turistas cuentan con opciones en Guanacaste, Puntarenas, San José y Limón, en cuanto al segundo, la novedad está en la provincia caribeña.

“Contacto máximo de la experiencia de la acampada pero sin perder las comodidades convencionales. Están sobre tarimas, cada una tiene baño, dentro de la cúpula hay una cama king size”, comenta Sánchez.

A diferencia de los hoteles tradicionales, estos conceptos ofrecen mayor contacto con la naturaleza, actividades recreativas como yoga y surf, y atención personalizada.

“Es acampar, disfrutando de la naturaleza y el sonido de los pájaros y el mar, pero con agua caliente y cerveza fría a la mano”, menciona Loki Boshoss, fundador de Rafiki Safari Lodge, un glamping inspirado en África.

Esta empresa dispone de 11 tiendas en Savegre de Pérez Zeledón, para quienes gusten de la montaña, y cuatro más en Matapalo para los amantes de la playa.

La posibilidad de hospedarse bajo un concepto similar, pero no precisamente una tienda, la ofrece Faith Glamping Dome, en Puerto Viejo de Limón

Ahí las habitaciones son domos geodésicos con ventanas aéreas ubicados en medio del bosque y a 20 metros de la playa.

Pese a que el glamping surgió hace unos 17 años, en Costa Rica todavía es un mercado en desarrollo, apetecido principalmente por extranjeros, finalizó Boshoss.

El potencial de los glampings y del mercado lo comparte la empresa hotelera Grupo Islita, propietaria de El Silencio Lodge & Spa, el Hotel Punta Islita e Isla Chiquita Glamping Resort.

El desarrollo de este último fue una respuesta a la tendencia que apunta por alojamientos no tradicionales, según Karin Zurcher, managing director de Isla Chiquita.

“Un creciente número de viajeros va más allá de la experiencia de descanso clásica. Buscan destinos únicos que les permitan interactuar con la naturaleza de manera más íntima e intensa (…). Esto sin perder las comodidades esenciales de un buen hotel. Los resultados han sido muy exitosos. Creemos que diversificar la oferta turística de Costa Rica nos beneficia colectivamente como destino”, explicó Zurcher.

Otro concepto enfocado en millennials es el que ofrece la cadena Selina Hotels, que ya cuenta con hoteles en lugares como Manuel Antonio, Puerto Viejo, San José, Santa Teresa, Tamarindo y San Carlos, que disponen desde camas hasta cuartos boutique.

201803210944580.fototres.jpg

“Selina es un estilo de vida, está dirigido a todo individuo que sienta la necesidad de explorar y quiera o pueda trabajar desde cualquier lugar. Está dirigido a aquel que desee probar de qué se trata la vida de un nómada digital”, dijo Yoav Gery, presidente de Hoteles Selina.


Para todos los gustos

Las opciones de hospedaje en glampings abarcan desde jóvenes mochileros, hasta aquellos con más presupuesto.

Faith Glamping Dome Costa Rica Los precios van desde $100 en temporada baja y $130 en temporada alta, por pareja, con desayuno incluido.
Actividades: Yoga, clases de surf, masajes, tour de chocolate.

Rakifi Safari Lodge En temporada baja la tarifa por pareja va desde $250 por noche, mientras que en temporada alta los precios inician en $336 pareja. Estos contemplan la alimentación.
Actividades: Rafting, cabalgatas, caminatas, surf.

Selina En la cadena, los turistas pueden pagar desde $20 por un camarote hasta $400 por noche por un cuarto boutique.
Actividades: clases de yoga, conciertos, programas de inglés.

Isla Chiquita Glamping Los precios dependen de la ocupación por habitación pero indiferentemente del caso incluyen uso de kayak y "stand up paddleboards". Por ejemplo, en temporada baja el precio por noche para una pareja es de $187, con impuestos y desayuno. En temporada alta la tarifa inicia en $202. 


Ver comentarios