A Samsung le costaría $1.000 millones retirar el Galaxy Note 7
Samsung planeaba que el Galaxy Note 7 estuviera cabeza a cabeza con la nueva línea de smartphones de Apple. Bloomberg/La República
Enviar

El retiro de millones de smartphones de pantalla grande por parte de Samsung no le va a salir barato.

La empresa surcoreana podría gastar hasta $1.000 millones tras decidir reemplazar los 2,5 millones de modelos Note 7 enviados desde que salieron a la venta hace dos semanas, según los cálculos que reunió Bloomberg.

Samsung sólo dijo que la cantidad era “desgarradora”. Se descubrió que unas tres docenas de dispositivos tenían baterías que se prendían fuego y explotaban.

Esto no podría haber llegado en peor momento. Samsung estaba de buena racha; el éxito de su producto principal, el Galaxy S7, había ayudado a sus acciones a quebrar un récord el mes pasado y elevado sus ganancias trimestrales al valor más alto en dos años, todo en un mercado global de smartphones que tambalea.

La idea era que el Note 7 completara una línea de productos que iría cabeza a cabeza con los nuevos iPhone de Apple que se presentarán esta semana. Como líder del mercado de smartphones con Android, Samsung no podía correr el riesgo de que su marca se viese perjudicada.

“El posible daño a su reputación es mucho mayor que cualquier pérdida financiera de corto plazo”, dijo Chang Sea Jin, profesor de la Universidad Nacional de Singapur.

Estimaciones

Los cálculos de Credit Suisse, Daishin Securities y Pelham Smithers Associates estiman el costo del retiro en cerca de $1.000 millones o menos.

Sin embargo, el impacto estimado sólo representa menos del 5% de los ingresos netos proyectados para Samsung este año de $20.600 millones.

Además, no está claro si parte del costo, de haberlo, será asumido por Samsung SDI, el fabricante de baterías afiliado a la empresa. Aunque Samsung no dijo quién le proveyó las baterías del Note 7, es probable que la empresa de baterías también pague parte del costo del retiro. 


Ver comentarios