Tomas Nassar

Tomas Nassar

Enviar
Jueves 25 Septiembre, 2008

Vericuetos
¡A votar todos por don Pepe y la Tía Panchita!

Tomás Nassar

Me tocó nacer en la larga posguerra civil del 48, de manera que comencé a balbucear los apellidos Figueres y Calderón posiblemente antes que pedir la lechita o pronunciar cualquier otra palabra.
Era la época en que el mundo se dividía en dos: los buenos y los malos. A tan corta edad me resultaba dificilísimo, lo admito, entender por qué todos querían ser los buenos y ninguno jugar de malo. Tampoco me queda muy claro ahora de viejo. Una vida perdida, pensarán los que niegan la policromía de la existencia y lo ven todo en blanco y negro.
Difícil distinción para alguien que no había vivido la revolución y que, por supuesto, no tenía ni la más mínima idea de cómo asimilar lo que oía acerca del conflicto. Mucho más difícil cuando se tiene una mama figuerista hasta la muerte y un tata mariachi hasta los huesos. Cómo pudo sobrevivir ese matrimonio pasando por encima de tan dramáticas pasiones, es algo que en la lejanía del tiempo solo podría atribuirse a la certeza de que el amor todo lo puede. Y en mi casa todo lo pudo.
No sé exactamente cuándo para los ticos la humanidad volvió a ser una sola, es decir, cuándo los buenos y los malos se confundieron y ya no fue posible distinguirlos por el color de su bandera. Quizás haya tenido que ver con que los más jóvenes, que suelen ser más apasionados, dejaron de hablar de la guerra como un tema cotidiano o cuando otro Calderón le transmitió el timón de la Patria a otro Figueres sin rencor ni sobresaltos.
Lo cierto es que tantos años después, el tiempo y nuestros esfuerzos por sobrevivir en este mundo de hoy han borrado de nuestra vida diaria aquella diferencia que yo no lograba entender de carajillo, menos cuando el mariachi más mariachi de la tierra acariciaba a la figuerista más figuerista del planeta, ahí mismo, en mi propia casa y en mi presencia.
La red privada de Televisión Antena 3 de España y la organización Capital Americana de la Cultura han abierto a concurso público la selección de los 100 personajes de todos los tiempos que más hayan influido en la cultura latinoamericana.
A Costa Rica, por el tamaño de la población, le correspondió contar con dos concursantes. Del 21 de abril al 31 de agosto, el público votó para elegir como nuestros candidatos a don Pepe y a alguien que se “metió por un huequito y se salió por otro”: Carmen Lyra nuestra Tía Panchita.
Ver a estos ticos junto con figuras de la talla universal de Simón Bolívar, José Martí y Benito Juárez, es realmente edificante, como lo hubiera sido también ver incluidos al Dr. Calderón Guardia y a otros de nuestros mejores hombres y mujeres de todos los tiempos.
Esta es una maravillosa oportunidad para reconocer a don Pepe y a Tía Panchita, y hacer trascender en ellos a todos nuestros prohombres y todas nuestras promujeres, de todos los colores que ha dado esta maravillosa patria variopinta.
Ahora que todos estamos en el mismo bando, y que ya no hay rencores revolucionarios, vamos juntos a votar por don Pepe, el que aboliendo el ejército dio al mundo una lección de civilidad y por Carmen Lyra que legándonos las ocurrencias de la Tía Panchita le enseñó lo tuanis que éramos los ticos.
Información sobre el proyecto se puede accesar a través de http://www.cac-acc.org/news.php?id=56 y la página para votar es http://www.cac-acc.org/vota.php