Suspendida generación de energía con basura
Enviar

Inversionistas y municipalidades se oponen

Suspendida generación de energía con basura

Gobierno alega dudas sobre impacto ambiental

La prohibición impuesta a la generación de electricidad a partir de residuos sólidos afecta los intereses de inversionistas nacionales y extranjeros, municipios y consumidores.
El cambio en las reglas del juego afecta a empresas e instituciones que habían invertido recursos en este mercado.
Mediante esta medida se impide a las municipalidades acceder a una tecnología que habría permitido reducir el costo asociado al manejo de desechos sólidos.
Se frena así la iniciativa conjunta de las municipalidades de la GAM y el ICE para mejorar el manejo de los desechos sólidos.
También queda en el limbo la inversión de $390 millones que tenía programada la estadounidense Wastelectric, en una planta que habría generado suficiente energía para abastecer a 108 mil hogares.
Esta sería una alternativa más barata y menos contaminante que los combustibles fósiles.
Los consumidores y contribuyentes son los más afectados, pues los altos precios de la electricidad y el problema de manejo de los desechos sólidos continuarán.
Las dudas en cuanto al impacto sobre el medio ambiente y la salud que podría tener la generación de electricidad a partir de desechos sólidos son los argumentos mediante los cuales el Gobierno justifica su decisión.
Además argumenta que la Ley para la Gestión Integral de Residuos ordena priorizar el reciclaje sobre el aprovechamiento energético de los desechos.
Sin embargo, José Dengo, experto ambiental sostiene que es falso que la gasificación impida el reciclaje. La separación de materiales es un paso elemental para lograr una combustión eficiente, indica.
Además, Juan Antonio Vargas, director de la Federación de Municipalidades del Área Metropolitana, afirma que solo un 2% de los residuos se recicla.
La generación ha tenido excelentes resultados en países con estrictos estándares ambientales como Suecia, Singapur y Corea del Sur.
Más allá de los cuestionamientos ambientales que se puedan hacer a estas inversiones, una vez más el Gobierno incentiva inversiones y después cambia de opinión.
Este se viene a sumar a una serie de casos recientes de grandes inversores que han visto lesionados sus intereses.

201407032338330.n22.jpg

Natalia Chaves
[email protected]
@redaccionLR

Ver comentarios