Salvando el día: Caja
Enviar

Cerrará el año con superávit

Salvando el día: Caja

Siguen inciertas las finanzas futuras, por el factor demográfico

El problema de la merma de ingresos de la Caja por la creciente cantidad de retirados, sigue sin resolverse.
Sin embargo, reducir los gastos administrativos está permitido a la Caja para alcanzar números positivos a final de este año.

201308192212290.N111.jpg
También ayuda que el Estado se está poniendo al día en el pago de sus deudas con la institución.
Incrementar las cuotas y/o extender los años de retiro, son soluciones para resolver a largo plazo el déficit financiero de la Caja, que enfrentará retos más fuertes que los actuales.
Esto debido que conforme pasen los años, los adultos mayores se convertirán en un porcentaje mayor de la población, así que habrá una pequeña cantidad de trabajadores que soporte un gran grupo de jubilados.
Sin embargo, la Caja está ya tomando algunas medidas, que le permitirán cerrar en positivo este año, más que todo un control adecuado en los costos administrativos.
Por un lado, la inversión en infraestructura y equipos creció un 100%, necesario para mantener la calidad del servicio, de cara al futuro.
Aun así, en el balance, los gastos de la institución crecieron solo un 2% en el último año, seis veces menos que en 2011.
La Caja llegó a esta meta, al reducir el presupuesto de becas en un 90%, los procesos legales en un 30%, y el dinero dedicado a mantenimiento en un 14%.
En lo que a personal se refiere, la administración promueve la movilización voluntaria de los empleados que desean dejar la institución, con el pago total de prestaciones, así como trasladar funcionarios de la sede central, a las regionales.
En tanto, los ingresos crecieron un 18%, a ¢860 mil millones.
De ese dinero fresco, unos ¢211 mil millones provienen de cuotas recuperadas del sector privado.
Además, el Ministerio de Hacienda está pagando ¢25 mil millones adicionales durante cinco años, para cancelar las cuotas atrasadas.
También, la ley antitabaco genera ¢15 mil millones al año, provenientes de las sanciones contra quienes infringen las normas.
En 2011 hubo alerta porque, de seguir el aumento en las inversiones, plazas y poca recaudación, la Caja no tendría solvencia para mantenerse, advirtió la Organización Panamericana de la Salud.
Ese año, ni siquiera tenía efectivo para pagar a proveedores, planilla ni tiempo extra a los médicos.
Como resultado de las recomendaciones del Informe de Notables, el primer paso fue el pago de lo adeudado por el Estado.
Por otra parte, redujeron la contratación de personal como medida para recortar los gastos; pasaron de contratar casi 3 mil personas en 2008 a menos de 400 este año.
La Caja cerró 2011 con un déficit de ¢45 mil millones en deudas, que se transfirieron a 2012 para cubrirlas con el presupuesto de ese año.
De ese momento a la fecha, estuvo expuesta a la evaluación de un grupo de notables, que identificaron medidas que ayudarían a subsanar el déficit financiero de la institución.

201308192212290.N11.jpg

Angie Calvo
[email protected]
Lindsay Flores
[email protected]

Ver comentarios