Enviar

Este proceso, que beneficiará a los exportadores, debe llegar también al resto de los sectores productivos y a la población en general mediante el alcance de un total Gobierno Digital


Menos pérdida de tiempo y dinero

Buenas noticias. Los empresarios exportadores se ahorrarían unos $60 millones el año próximo gracias a la plataforma VUCE 2.0 que implementa Procomer y que estaría lista para dar servicio en algún momento de 2014.
La misma les permitirá a dichos empresarios realizar muchos trámites que ahora deben hacer pasando de oficina en oficina pública, perdiendo valioso tiempo además de pagar por la tramitación de los requisitos.
Esto, que es un buen ejemplo de cómo reducir costos operativos para poder ser más competitivo, queda claro en una nota de este medio ayer.
Es esperanzadora la plataforma que implementa Procomer ya que, se supone, llegaría a satisfacer los máximos deseos del sector de exportadores, entre ellos, poder hacer sus propios trámites sin tener que pagar a una agencia aduanal por tales gestiones. Así, tener un considerable ahorro de dinero y tiempo en trámites.
Este proceso, que beneficiará a los exportadores, debe llegar también al resto de los sectores productivos y a las instituciones del Estado para el adecuado servicio a la población en general mediante el alcance de un total Gobierno Digital.
Eso eliminaría las pérdidas de tiempo y dinero haciendo trámites burocráticos y aportaría la transparencia que los costarricenses reclaman cada día más.
Sin embargo, esto, que es un proceso, debería ir acompañado de una seria política de Estado dirigida a un plan integral de reestructuración del aparato estatal, así como a procesos de reingeniería individuales de muchos funcionarios, cuando el caso lo requiera.
La necesidad de enfrentar dichos cambios no puede ya seguir ignorada, como lo ha sido, por los gobiernos de turno.
Costa Rica cuenta con valiosos profesionales que podrían diseñar esa reestructuración (ellos deberían formar parte de los equipos de gobierno aunque no hayan trabajado en su campaña política), a la vez que deberían crearse, sin aumento de la burocracia, entidades de apoyo a los procesos personales que faciliten el aprovechamiento en otras labores (públicas o privadas) de los funcionarios desplazados por la tecnología.
Pero esto requeriría la voluntad política para dejar de utilizar con fines clientelistas el empleo público y un compromiso para convertir este sector en profesional, eficiente y realmente al servicio de la ciudadanía.
Esta es una de las grandes tareas que debe llevar a cabo Costa Rica, si quiere iniciar una ruta hacia el desarrollo.
Las instituciones del Estado son indispensables para ciertos servicios que deben darse a la población, pero estas deben ser eficientes y medir el rendimiento de cada funcionario de modo que este sea el que corresponde.
 

Ver comentarios