Luis Guillermo devela hoy misterio de ministros
“Aun teniendo la mejor gente imaginable en el PAC, no es la mejor idea cerrar las puertas a personas de otros partidos o sectores”, explica Luis Guillermo Solís, presidente electo. Archivo/La República
Enviar

Bajos salarios y férreo código de ética complican selección

Luis Guillermo devela hoy misterio de ministros

Sectores productivos y empresariales con gran expectativa

Una semana después de ser electo presidente, Luis Guillermo Solís empezará a develar hoy el misterio de las personas que lo acompañarán durante los siguientes cuatro años.

201404132059270.n22.jpg
De los nombramientos que haga no solo dependerá la tranquilidad de los sectores económicos y productivos en los próximos días, sino más importante aún, el éxito o fracaso de su gestión.
Aunque en principio su objetivo es conformar un equipo balanceado entre profesionales con gran experiencia y nuevos liderazgos, lo cierto del caso es que su tarea no es nada fácil. Por esta razón, hoy solo anunciará un pequeño grupo de colaboradores.
Al designar a sus ministros, viceministros y presidentes ejecutivos, Luis Guillermo enfrenta una gran cantidad de complicaciones externas e internas.
Por ejemplo, el mandatario electo habrá tenido que convencer a profesionales altamente calificados en el sector privado, académico o pensionados, para que dejen sus actividades y hagan el sacrificio de aceptar el puesto en la función pública por menos dinero en la mayoría de los casos.
Actualmente, cada ministro o viceministro devenga un salario entre ¢3 millones y ¢4 millones, dependiendo de los títulos que tenga.
Por otra parte, en algunos casos, esas personas pasarán de la relativa calma del anonimato, al tormentoso ojo de la opinión pública y la crítica de la prensa, sobre todo en momentos en que los costarricenses esperan un cambio en la forma de hacer política, tras ocho años consecutivos de Liberación Nacional en el poder.
Lo peor de todo para esos nuevos funcionarios, es que esos cambios tienen que ser rápidos y notorios, pues de lo contrario, podrían sufrir el estigma de “más de lo mismo”.
Aparte de esas consideraciones propias del cargo, el PAC agregó voluntariamente presión con el código de ética del Poder Ejecutivo y ciertos lineamientos partidarios.
Una de las principales complicaciones en este ámbito, está relacionada con la firma de dicho código de comportamiento en la función pública.
Ese estricto documento no solo es una renuncia firmada anticipada, sino también una camisa de fuerza que todo funcionario del Poder Ejecutivo de Luis Guillermo debe firmar obligatoriamente si quiere aceptar el cargo.
Una vez que lo rubriquen, los funcionarios estarán imposibilitados de gastar recursos públicos en publicidad institucional, o bien, en agencias de prensa para mejorar la imagen de su ministerio.
Por otra parte, el salario de los ministros y otros funcionarios quedará congelado durante los cuatro años del Gobierno, salvo que la inflación de ese lapso acumulado supere el 30%, algo impensable para la economía costarricense.
Otra de las limitaciones que tiene Luis Guillermo para formar su equipo está relacionada con la paridad de género.
De acuerdo con un pronunciamiento de la comisión política del PAC, el Presidente electo tiene que conformar un gabinete donde se garantice la paridad entre hombres y mujeres; en el que además, se les dé participación a los jóvenes.
Todas estas consideraciones las reconoce Luis Guillermo, quien indicó que su gabinete cumplirá con todas ellas y que además, tendría una base PAC, lo cual, les abre la posibilidad a figuras políticas de otros partidos a formar parte del equipo.
“Aun teniendo la mejor gente imaginable en el PAC, no es la mejor idea cerrar las puertas a personas de otros partidos o sectores. En ese sentido, buscaremos a las personas mejor calificadas y ya estamos pensando en ellas”, expresó Solís a LA REPÚBLICA.
En buena teoría, Luis Guillermo no está obligado a cumplir al pie de la letra las observaciones que le haga el partido sobre el próximo gabinete, pues constitucionalmente su designación es potestad única del Presidente electo.
Sin embargo, al ser el PAC un partido que se ha presentado al electorado como el principal defensor de la ética y la transparencia, Solís está obligado moralmente a cumplir con todos sus códigos, de lo contrario, sus propios partidarios podrían empezar a murmurar.
Lo que sí está descartado es la posibilidad de que uno de los diputados electos de la bancada rojiamarilla deje la fracción para incorporarse al Poder Ejecutivo.
Así lo indicó el mandatario electo cuando se le preguntó si el legislador Ottón Solís podría asumir el Ministerio de Hacienda.
En los últimos días varios nombres han sonado para ser parte del Poder Ejecutivo, entre ellos, Édgar Ugalde y Josette Altmann para Cancillería, Mónica Segnini a Comex, Carlos Obregón al MOPT y Melvin Jiménez a Presidencia, entre otros.
Sobre los nombramientos que debe hacer el Presidente electo, varios sectores esperan con gran expectativa.
“Costa Rica tiene grandes pendientes con el sector que deben resolverse para mejorar su competitividad y atraer mayor inversión, por ejemplo, los temas de infraestructura y tramitología, y uno de los más delicados, el acceso al financiamiento y la vivienda para la clase media de este país”, indica Guillermo Carazo, presidente de la Cámara Costarricense de la Construcción.
Una de las grandes preocupaciones del sector productivo, está relacionada con el costo de la energía eléctrica, por lo que José Manuel Hernando, presidente de la Cámara Costarricense de la Industria Alimentaria, pidió a Luis Guillermo nombrar personas “sensibles a la realidad empresarial, a la exigencia de un Estado eficiente y sobre todo, con una gran apertura al diálogo y la ejecución de estrategias conjuntas público - privadas".

Esteban Arrieta
[email protected]
@earrietaLR

 

Ver comentarios